5 cosas que deberías hacer con tus productos de belleza que no estás haciendo

Gisella Martino Cepeda

Jueves 28 de Mayo

Soy Gigi Martino, Lic en Diseño y Gestión de Estéticas. Me especializo en Moda y soy una apasionada de los detalles y todo lo visual. Pueden ver más de mi trabajo en @gigimartinoc

El pasaje de una estación a otra no sólo debería reflejarse en el cambio de tu guardarropas. Lo mismo tendría que pasar con tus cosméticos y maquillajes, la limpieza de armario también aplica a la belleza así como el cambio de temporada.

Aprovechá este tiempo de estar en casa para poner orden también entre tus productos de belleza. Abandoná tus favoritos de siempre, y tratá de hacer una renovación, deshacete de esos productos que ya no te sirven y tratá de que sea un momento de entretenimiento.

1- LAVÁ LAS BROCHAS Y PINCELES
Aprovechá este momento para hacer una buena limpieza de tus brochas y pinceles. Lo ideal es lavar estos artículos una vez a la semana y la verdad es que es muy común dejar esta tarea de lado. Los pinceles para ojos y las esponjas de maquillaje deberían lavarse después de cada uso, en los artículos que se usan para aplicar productos de textura cremosa, (como las bases de maquillaje, correctores, máscara de pestañas, barras de labios o sombras de ojos con dicha textura), se desarrollan bacterias muy fácilmente. Si no tenés un producto específico para lavar las brochas podés hacerlo con un poco de detergente para platos primero, para remover las siliconas y aceites; y luego con shampoo para eliminar los restos de suciedad, los residuos y las bacterias. Las esponjas o pinceles que están muy viejos te recomiendo que los descartes y adquieras nuevos.

2- DESHACETE DE LO VIEJO
¿Cuántas aprovechan los viajes para comprar maquillajes en alguna ciudad favorita o en el free shop? La diferencia de precios hacen que nos armemos un stock y muchas veces compremos de más. También es el caso de las grandes cadenas de perfumerías que siempre tienen promociones y terminamos con tres labiales que no necesitábamos o dos máscaras waterproof que después nos cuesta horrores sacar de nuestras pestañas. Este es el momento para deshacerse de las cosas que se almacenaron, o las que están viejas y nunca nos animamos a tirar. Los productos de maquillaje y de cuidado para la piel también tienen una vida útil con fecha de vencimiento, y usarlos cuando ya están viejos puede provocar infecciones o alteraciones en la piel. Si algún producto tiene olor raro, cambió de color o no funciona es un indicador de que debés tirarlo.

 

3- CAMBIÁ TU RUTINA FACIAL DE ACUERDO A LA ESTACIÓN
Los productos de belleza son como la ropa, se adaptan a la estación y al clima de la temporada. Ahora que se viene el frío deberías sacar tus hidratantes de acción más profunda y mandar tus productos más livianos al fondo. Añadí una crema o serum de uso nocturno, las cremas hidratantes pueden actuar de modo más superficial y la piel aún va a necesitar una ayuda durante la noche. Dejá a mano unas cuantas sheet masks para aplicarlas una vez a la semana como mínimo, una ayuda express para la piel. Tené en cuenta que sean hidratantes y nutritivas. El tónico hidratante puede ser el mismo todo el año, así que el que tengas dejalo.

4- NO GUARDES EL PROTECTOR SOLAR
Si tenés protección solar procurá que no esté vencido y que sea de buena calidad. Por más de que ya no sea verano y no tomemos más sol, el protector solar es fundamental para proteger nuestra piel de los rayos UVA y UVB. El protector solar es muy importante a la hora de prevenir el envejecimiento de la piel, las arrugas prematuras, las líneas de expresión, las manchas y el cáncer de piel. Aunque salgas apenas a dar una vuelta y estando dentro de la casa este producto resulta necesario, sobre todo en estos tiempos donde pasamos horas frente a las pantallas y la luz azul impacta directamente en nuestra piel.

5- APRENDÉ SOBRE LO QUE TENÉS
Muchas veces compramos por inercia, porque había una oferta, porque es lo que se usa o porque es lo que nos mostraron en las redes. No todas son expertas en maquillaje y belleza y es muy común que tengan cosas que no saben para qué sirven o que se usan de manera incorrecta. Este es un buen momento para interiorizarte sobre lo que tenés, investiga los productos, sus usos y cómo se aplican. Al igual que con la ropa, probalos en tu piel y armá looks para ver con cuál te sentís más cómoda.

ÚLTIMAS NOTAS