Besos negros: ¿Cómo practicarlos y perder los prejuicios?

Es una de las prácticas sexuales más estimulantes, pero sí o sí hay que hacerlo de forma segura. ¿Cómo hacerlo? Te contamos todo en esta nota.

Gisela Carpineta

Domingo 01 de Agosto

Periodista especializada en LifeStyle y Gastronomía. Escribe en diferentes medios gráficos y digitales. #Foodie. En redes: @gcarpineta

El beso negro es una de las prácticas que más sinónimos tiene dentro del “lenguaje del sexo”. Desde “beso polaco”, hasta “beso de colibrí” o anilingus. Muchas formas de referirnos a un tema que de a poco está dejando de ser tabú y que, básicamente, consiste en estimular el ano de nuestra pareja mediante la lengua o labios.

Esta práctica se centra en estimular los bordes del ano y puede implicar diferentes variantes. Por un lado, la penetración de la lengua en el ano; pero también puede ser lamerlo dando vueltas alrededor de la zona e, incluso, besarlo.

La realidad es que todo lo que hagamos cerca de esa zona promete ser súper placentero y estimulante. ¿La razón? La abertura anal está repleta de terminaciones nerviosas, por lo que cuando se pasa la lengua o los labios por ahí, se pueden vivir sensaciones súper placenteras tanto para el hombre como para la mujer.

 La abertura anal está repleta de terminaciones nerviosas, así que todo lo que hagamos cerca de esa zona promete ser súper placentero

A la hora de practicarlo, tiene que ser consensuado, amoroso y, por supuesto, excitante. Pero lo primero que debemos saber es que existe un punto clave para perder los prejuicios: la comunicación. Digamos o preguntemos qué nos gusta y qué no, porque el feedback es muy importante. También es clave concentrarse en obtener placer e intentar relajarse al máximo.

Con protección, siempre

Como cualquier otra práctica sexual oral, siempre debe hacerse con protección y usar un método de barrera. De esta manera, prevenimos que se transmitan enfermedades o infecciones que tan fácilmente se propagan por vía anal. Por ejemplo, se puede usar un preservativo seco o un guante de látex y así crear una barrera casera.

Según explica la sexóloga Alessandra Rampolla en “Universo Alessandra”, hay parejas que practican el anilingus sin protección, pero esto es porque están en relaciones estables y monógamas. Sin embargo, aclara: “Siempre existe el riesgo de que se transmitan bacterias digestivas. Por lo que se recomienda una muy buena higiene de la zona, incluso utilizar enemas para eliminar todos los residuos”.

¿Cuál es la mejor posición para practicarlo? La posición del perrito: mientras quien recibe la estimulación oral asume la posición típica para recibir la penetración posterior, su pareja se arrodilla por detrás. Otra muy popular es acostados boca arriba: quien recibe el placer oral se acuesta boca arriba y lleva sus rodillas contra el pecho, mientras que su pareja se echa boca abajo sobre la cama.

Tips para practicar un beso negro

#1: Tomarlo con calma: es importante masajear, besar, lamer la espalda baja, los muslos, las caderas y las nalgas… Pasos previos claves, antes de llegar directamente al ano.

#2: Luego, girar la punta de la lengua en círculo alrededor de la abertura. También se pueden dar pequeños toques con la punta de la lengua hacia arriba y hacia abajo, justo encima de la abertura anal.

#3: Si ya tomaste confianza con esta práctica, es momento de perfeccionarla aún más. ¿Consejos? Intentá mover la lengua suavemente y lamer todo el ano, como si estuvieras comiéndote un cono de helado.

#4: Usar la punta de tu lengua: jugar con ella alrededor del ano de tu pareja; penetrar su ano levemente haciendo movimientos de succión y hacé circulitos con ella alrededor de la apertura anal.

Comentarios


ÚLTIMAS NOTAS