¿Cómo conseguir una piel radiante luego de los 50?

Gisella Martino Cepeda

Viernes 09 de Julio

Soy Gigi Martino, Lic en Diseño y Gestión de Estéticas. Me especializo en Moda y soy una apasionada de los detalles y todo lo visual. Pueden ver más de mi trabajo en @gigimartinoc

Cada etapa de la vida tiene su rutina de skincare y cuidados propios de la edad. Los diversos requisitos de la piel están muy relacionados a la actividad hormonal en el organismo de la mujer, y como todas sabemos, luego de los 50 se produce uno de los cambios hormonales más grandes. Es por eso que la nota beauty esta semana se la dedicamos al skincare over 50.

A partir de los 50 años la piel del rostro tiende a marcarse más con arrugas, manchas y flacidez, pero aquella que está bien cuidada puede continuar radiante, porque se puede tener una piel increíble a toda edad, solo hay que saber mantenerla y al menos siempre realizar los pasos básicos de una rutina de skincare: limpieza, hidratación y protección solar.

PERSONALIZAR LA RUTINA
Cada piel es única y es un universo, es importante comprenderla y darle lo que necesita, por eso el primer paso del cuidado será hacer una visita a un profesional que analice el estado la piel y las necesidades que habrá que atender. Una rutina personalizada es el modo más eficaz de mantenerla con un aspecto saludable a cualquier edad. Y esto se debe convertir en un hábito, porque con el paso del tiempo las necesidades de la piel cambian, y la rutina se deberá a adaptar a cada etapa.

ANTIOXIDANTE POR LA MAÑANA
El 80% del envejecimiento de la piel se debe a factores internos y externos que provocan envejecimiento por oxidación. Los principales factores son la radiación UV, la contaminación, el tabaco, el estrés, la falta de sueño y la dieta. Para frenar la acción de los radicales libres que intervienen en el envejecimiento de la piel, lo aconsejado es recurrir a los antioxidantes tales como la Vitamina C, la Vitamina E, el ácido ferúlico o la melatonina. Estos componentes previenen el envejecimiento prematuro de la piel porque impiden la producción de radicales libres evitando el daño y además poseen una acción antiinflamatoria y aumentan la síntesis del colágeno.

REDUCIR EL CONSUMO DE AZÚCAR
Lo ideal para mantener una piel saludable será una dieta variada, que sea rica en vegetales, frutas, cereales, pescado y legumbres. Y si se quiere potenciar realmente el efecto, para retrasar el envejecimiento cutáneo, aunque cueste, habría que limitar el consumo de ciertos alimentos tales como el azúcar o las grasas saturadas. Los alimentos con altas cantidades de azúcar y grasas saturadas provocan la glicación, una reacción química que acelera el envejecimiento por daño oxidativo, inflamación y aceleración de la pérdida de colágeno y elastina. En conclusión hay que tener cuidado con lo que se incluye en la dieta, todo lo que sucede en lo más interno de nuestro organismo repercute en las capas más externas.

LIMPIEZA PROFUNDA SEMANAL
La limpieza es uno de los pilares del cuidado de la piel, se debe realizar a diario, pero en esta etapa de la vida, recomendamos que se haga además una limpieza profunda una o dos noches en la semana. La diferencia de la piel será notable, adquirir este hábito la ayudará a prolongar su juventud, evitando arrugas, manchas y deshidratación. Hoy en día existe una amplia variedad de productos, ya sean dispositivos electrónicos, máscaras, exfoliantes y peelings mecánicos, químicos o enzimáticos. La clave del éxito es encontrar el producto adecuado y ser muy constante con esta rutina.

CUELLO Y ESCOTE
El cuidado de la piel no acaba en el rostro, la rutina siempre debe ser extendida hasta el escote incluyendo el cuello. Son dos zonas comúnmente olvidadas y que a partir de los 50 años o incluso bastante antes, presentan signos de envejecimiento como arrugas, flacidez, manchas, y deshidratación. Se aconseja cuidar el cuello y el escote del mismo modo que el rostro, haciendo limpieza, hidratación y aplicando protección solar.

ÚLTIMAS NOTAS