¿Cómo saber si tus cosméticos son Cruelty Free?

Gisella Martino Cepeda

Viernes 07 de Mayo

Soy Gigi Martino, Lic en Diseño y Gestión de Estéticas. Me especializo en Moda y soy una apasionada de los detalles y todo lo visual. Pueden ver más de mi trabajo en @gigimartinoc

Cruelty-Free es un término que escuchamos cada vez más en el rubro de la cosmética y la belleza. ¿Sabemos todo lo que implica que un producto esté libre de crueldad animal? Hoy en Soy Mujer les contamos todo lo que necesitan saber.
El término no es nuevo, se viene usando desde hace décadas en el rubro de la belleza, pero cada vez se hace oír más fuerte, cada vez son más las empresas que se adhieren y cada vez son más los consumidores conscientes que lo reclaman.

¿Qué significa Cruelty-Free?
El término se utiliza para indicar que un producto fue fabricado sin atentar a la vida de los animales. Esto quiere decir que en ningún momento del proceso, desde la selección de materiales, hasta la etapa final de testeo, se realizan pruebas de ninguna índole en animales.

¿Cómo distinguir un producto Cruelty-Free?
Para comprar un producto libre de crueldad animal se debe chequear que en alguna parte del packaging se encuentren los logotipos oficiales, pertenecientes a organizaciones que certifican los productos.

 

  • PETA: Personas por el trato ético de los animales. Una organización de las más reconocidas a nivel internacional. Para entrar en esta lista, las empresas deben completar un cuestionario y firmar una declaración de garantía que verifique que no realizan, encargan ni pagan ninguna prueba en animales para ingredientes, formulaciones o productos terminados ni que lo harán a futuro. A pesar de que esta organización es una de las más reconocidas a nivel mundial, aún cuenta con requisitos nada estrictos que no son 100% confiables.
  • LEAPING BUNNY: Este certificado se le otorga a empresas con sede en Estados Unidos o Canadá que pueden asegurar que no realizan pruebas en animales en ninguna etapa del desarrollo del producto, tanto la empresa misma como con las otras que trabajan. El certificado de Leaping Bunny se renueva anualmente y las empresas que forman parte deben estar siempre abiertas a auditorías. Las auditorías son espontáneas e independientes, con lo cual esta medida le da al certificado más credibilidad y confiabilidad.
  • CHOOSE CRUELTY FREE: Es el único organismo en Australia que certifica cosméticos, artículos de cuidado personal y del hogar que no han sido testeados en animales. Se trata de un organismo exigente al igual que Leaping Bunny que pide como requisitos que ni el producto final ni los ingredientes empleados para su formulación deben ser probados en animales en ninguna etapa del desarrollo, ni por terceros. Las prácticas cruelty-free deben tener una vigencia de al menos un año. Los ingredientes no pueden ser derivados de un animal que haya tenido que morir únicamente para la obtención de ese ingrediente o extraídos de un animal vivo de forma que le causara dolor o malestar. Tampoco pueden ser subproductos de la industria peletera o mataderos. Además se exige que tanto la empresa matriz que solicita el certificado como el resto de las subsidiarias deben estar certificadas como libres de crueldad animal.

Una vez que encuentran estos logos en el envase del producto, pueden corroborar online que la marca se encuentre en el listado de las organizaciones.

¿Es lo mismo Cruelty-Free y vegano?
No, se trata de un error muy frecuente, confundir libre de crueldad animal con vegano. Los productos veganos no contienen derivados de animales, un maquillaje, por ejemplo un esmalte para uñas con glitter puede tener el logotipo de Cruelty-Free, y aún así no ser vegano, porque se trata de un esmalte perlado o con glitter, cuyo ingrediente para lograr el metalizado es la guaina que se extrae de las escamas del pescado.
La cosmética vegana tiene sus certificaciones particulares y específicas.

¿Qué pasa si ya tienen productos NO Cruelty-Free?
Puede sucederle a todos, es producto de falta de información o de no haber encontrado la correcta. Si ya tienen productos que no son libres de crueldad animal, en primer lugar les aconsejamos que no los tiren para no generar desperdicio. Si deciden no usarlos, pueden regalarlos y para la próxima compra asegurarse de que el producto cumpla con las certificaciones y así consumir de forma responsable.

ÚLTIMAS NOTAS