Conocé qué hacen las mujeres del vino

Hoy en día las mujeres están presentes de punta a punta en toda la elaboración del vino: están las que cuidan la uva para que llegue a la bodega en perfectas condiciones para dar vida al vino hasta las que comunican o lo comercializan.

Mariana Gil Juncal

Lunes 08 de Marzo

Periodista y sommelier. Escribe en medios de la Argentina, Chile, Paraguay y España. #mapadelvino #melocontounasommelier. En redes: @marianagiljuncal

Hay mujeres que meten literalmente los pies en la tierra, hay otras que sueñan con elaborar un vino que las represente en esencia y personalidad y también hay otras que transmiten con pasión todas las manos, toda la pasión y todo el amor que hay detrás de cada etiqueta de vino. 

Belén Soler Valle es manager y dueña de Bodega Vinos de Potrero, y lleva adelante este proyecto junto a su marido, Nicolás Burdisso, el ex jugador de fútbol y manager del Club Atlético Boca Juniors.

El vino llegó a su vida  junto con el amor. “Porque cuando conocí a Nico empezamos a tomar vino. Así que el vino llegó de una manera muy linda y muy amorosa” recuerda que cuando se mudaron a Italia descubrieron los vinos de Bernardo Bossi Bonilla y los vinos de Marcelo Peleretti. Y así de copa en copa, se comenzó a forjar esta pasión por “esta bebida tan hermosa y tan poética como es el vino”.

Como buena comunicadora social lo que más le gusta es comunicar. “Poder comunicar lo que hacemos en Vinos de Potrero, la importancia de cómo nacen nuestros vinos, todo ese trabajo en equipo que realizamos desde el viñedo, la bodega, ese detrás de escena, ese esfuerzo y esa pasión que se pone para que salgan vinos únicos”. 

Belén observa que “hoy la mujer se está acercando cada vez más al vino” y subraya que “es un placer tener la figura femenina porque puede dar un enfoque distinto al hombre y viceversa, y eso es enriquecedor que cada uno pueda aportar desde su perspectiva, ya sea catando un vino,  comunicandolo o hasta haciendo su propio vino. Hay un montón de enólogas que son espectaculares, así que creo que creo que ya no se habla más de ahí. La mujer no está entrando en el mundo del vino. Creo que ya entró y entró dentro con todo, como lo hace siempre la mujer.

¿Por qué motivo brinda hoy? “Porque en esta nueva era se está logrando y hablando de la igualdad de derechos. Brindo por las mujeres para que puedan alcanzar la felicidad de la manera que puedan que es lo más importante en esta vida”. 

María Mendizábal fue tapa del diario Clarín cuando obtuvo el premio a mejor sommelier de la Argentina. “En mi casa siempre hubo vino en todas las comidas nocturnas. Y ya a los 15 años le empecé a pedir a mi papá que me diera a probar lo que él estaba tomando”. Cuando terminó el colegio empezó a estudiar gastronomía y claro, que la comida, la siguió acercando al vino. Pero ella quería más. Por eso cuando terminó la carrera decidió seguir su formación como sommelier. Eso fue hace unos 20 años atrás, cuando algunos todavía no sabían qué era exactamente un sommelier. Que son básicamente los que comunican todo lo que hay detrás de una botella de vino. 

“Me gusta mucho poder transmitirle a la gente lo que yo interpreto de un vino. Siempre aclaro que la gente puede estar percibiendo algo totalmente distinto a lo que yo les estoy diciendo. En general, no pasa, es similar lo que sentimos pero me encanta guiar a la gente y hacerles una apertura en su análisis sensorial. Que sepan que todo el mundo puede descubrir un montón de aromas en un vino blanco o tinto” cuenta con una tremenda emoción en cada palabra. 

Como experta cocinera y sommelier, una de las historias más emocionantes que vivió en torno al vino se llevó a cabo en Francia cuando visitó Vinexpo, una de las ferias más importantes de vinos del mundo. “Tuve la suerte de estar invitada a Château Lafite Rothschild donde comí foie gras de un modo tan descomunal pero como en Argentina no lo iba a volver a probar en mucho tiempo ¡seguí! (risas). ¡Tomar un Lafite Rothschild con un foie gras, es el maridaje perfecto!”. 

Respecto a la presencia de la mujer dentro de la industria María cuenta que desde siempre en las cocinas había un 80% hombres y un 20% mujeres. “Por eso siempre tuve claro que no me iba a plantar desde que era mujer sino que era una persona que estaba trabajando del mismo modo que lo hacía el resto del equipo. Lo que sí veo es que últimamente hay más mujeres que han empezado a estudiar enología. Y en la sommellerie hay dos escuelas lideradas por mujeres así que en mi profesión el rol de la mujer está muy equiparado”.

¿Por qué motivo brinda hoy? “Yo brindo literalmente todos los días. Así que brindo por que la gente brinde más, porque el vino esté más presente y que aumente el consumo del vino. Brindo por que la gente tome más vino en la Argentina”. 

 

ÚLTIMAS NOTAS