¿Cuál es el secreto de las “parejas disparejas”?

Dos especialistas nos dan su mirada para lograr responder juntas esta pregunta.

Gisela Carpineta

Lunes 08 de Febrero

Periodista especializada en LifeStyle y Gastronomía. Escribe en diferentes medios gráficos y digitales. #Foodie. En redes: @gcarpineta

San Valentín, flores por acá, bombones por allá… En febrero, el “mes de los enamorados”, hablar del amor es casi inevitable. Así es como para muchas de nosotras -queramos o no- esta fecha a veces se transforma en el momento perfecto para mirar a nuestro alrededor y ver qué está pasando con este “temita de los corazones”.

Analizamos a nuestras parejas amigas, nos replanteamos dónde estamos, nos preguntamos hacia dónde queremos ir con nuestra relación y, también, a veces hasta cuestionamos por qué hay tantas “parejas disparejas” a nuestro alrededor (¿o puertas adentro?) y cómo es que triunfan. La realidad es que por la diferencia de edad, por gustos e intereses o por personalidades sumamente diferentes, muchas veces se dice: “Esa es una pareja dispareja”. Pero, ¿realmente existen parejas que no sean disparejas?

Según nos explica Ana Laura Olmedo, psicóloga y miembro de Equipo Sur Salud Mental (@equiposursm), en cierto momento -que muchas veces suele ser al comienzo de la relación- se llega a pensar que existe cierta complementariedad. En resumen, la etapa del enamoramiento: “Algo así como ‘ser el uno para el otro’. Pero es fundamental aclarar que nos constituimos en la diferencia”.

Es fundamental aclarar que nos constituimos en la diferencia. (Ana Laura Olmedo, psicóloga)

Para Analía Lilian Pereyra, sexóloga y terapeuta de parejas (@licenciadaanaliapereyra) al hablar de este tema es muy importante entender que amar es una construcción diaria. “¡El amor se construye! En un inicio puede haber atracción sexual, eso que llamamos enamoramiento, luego se va construyendo una relación en la que deben estar presentes pilares como la comunicación o el deseo, para que esa relación de pareja se sostenga en el tiempo”.

Sobre este punto, Ana Laura remarca que el poder pasar ese momento en cual cae ese “ideal de la complementariedad” es lo que probablemente suceda en las relaciones amorosas más duraderas: “Podemos pensar que muchas parejas funcionan y, justamente, su motor nace en esa diferencia que vemos en el otro. Eso es lo que muchas veces nos lleva a permanecer al lado de otro que es ‘tan distinto’”.

Cuando la “disparidad” está en casa
Hasta acá hablamos sobre otras relaciones pero, ¿qué nos pasa si somos nosotras mismas las que notamos las diferencias? ¿Cómo lo transitamos? La psicóloga consultada nos explica que esos momentos donde surgen las diferencias entre quienes integran la pareja pueden ser momentos de re-preguntas, que no son sin cierta angustia. Es por eso que, para ella, es importante plantear que en el amor siempre hay dos muy distintos: “Creo que se puede sostener a largo plazo una pareja donde ambos sean muy distintos, porque no podría ser de otra manera… siempre somos distintos al otro”.

Para poder encarar este tema a conciencia y plantear esas diferencias que notamos, la comunicación es clave: “El ‘Cómo’ no sabría responderse más que desde el amor, la tolerancia y el respeto. Es importante la comunicación dentro de la pareja, es lo más importante”, explica Ana Olmedo. En el mismo sentido, Analía Lilian Pereyra explica que “decirle lo que sentimos, qué nos pasa, cómo estamos, qué actividades nos gustan, cuáles no” son puntos fundamentales para lograr el éxito en cualquier relación.

Vayamos día a día mirándonos y revisando cómo nos sentimos. (Analía Lilian Pereyra, sexóloga)

En caso de tener gustos muy disímiles, poder acompañar -en algunas ocasiones- esos intereses de nuestra pareja y en otras situaciones poder dar la libertad que la pareja pueda hacer y disfrutar algunas de estas cosas de manera independiente”, agrega la sexóloga. Sobre este último punto, también remarca que es importante recordar que la pareja “no es una simbiosis, que cada uno y cada una debe poder tener su propio espacio personal fuera de la pareja, sus salidas con amigos y familia, sus espacios de trabajo y proyección personal”.

Estar en pareja es una decisión y debe contemplar acuerdos dialogados entre los miembros, si algo no se dice de manera explícita, sale en cualquier momento de mal modo y por ello no dejemos que la olla salte a presión, vayamos día a día mirándonos y revisando cómo nos sentimos”, afirma.

En definitiva, ¡Los vínculos se construyen y se trabajan! Para las expertas consultadas, desde esa premisa no existen las parejas compatibles desde el minuto cero. “Sino que todo se trata de una apuesta permanente y un ‘renovar el contrato’ cuando algo en la pareja hace ruido”, tal como explica la psicóloga de Equipo Sur Salud Mental.

Comentarios


ÚLTIMAS NOTAS