10 claves para despedirse de la caspa

Antes de iniciar la batalla contra las escamas blancas, tenés que conocer qué es y por qué aparece.

#StaffMujer

Jueves 15 de Abril

Somos un staff de profesionales y periodistas que recopilan información útil para las mujeres: desde belleza, moda, salud, sexo, astrología, DIY, fitness y tutoriales. Somos mujeres, somos comunidad.

Esos pedacitos blancos de piel que aparecen en nuestra la cabeza son en realidad una dolencia conocida como dermatitis seborreica o seborrea que produce la descamación del cuero cabelludo. Está relacionada al hongo Malassezia, que suele encontrarse en la raíz del cabello, pero al crecer en exceso provoca la descamación del cuero cabelludo.  La caspa se produce sobre todo en los meses más fríos y secos, y cuando es más intensa, puede generar irritación y enrojecimiento en la piel de la cabeza.

Claves para eliminar la caspa definitivamente

  1. Mantené tu cabello limpio para que la suciedad no te pique y al rascarte generes más caspa.
  2. Lavátelo todos los días o día por medio con un shampoo de un PH entre 4,5 y 5,5, evitando utilizar agua muy caliente, ya que esta facilita su aparición.
  3. En este sentido, evitá también utilizar secador de pelo. Dejá que se seque naturalmente.
  4. No te vayas a dormir con el cabello mojado. Este hábito sofoca el cuero cabelludo y genera el ambiente perfecto para la apariciòn de caspa.
  5. Evitá las tinturas o elegí alguna que no irrite tu cuero cabelludo.
  6. Frotate cáscara de limón en tu cuero cabelludo y dejala actuar por 15 minutos; o colocá jugo de limón en el agua con la que te vas a enjuagar el shampoo.
  7. Masajeate el pelo con aceite de oliva para estimular la circulación sanguínea. También podés probar  tratarlo con gel de lino, aceite de jojoba, aceite de coco.
  8. Prepará una infusión con agua hirviendo y unas ramas de diente de león y tomala fría 3 veces al día, hasta que notes la mejoría.
  9. Desinfectá tus peines, cepillos de pelo, gomitas, broches o lo que uses, y no los compartas.
  10. Como el estrés y la mala nutrición producen caspa, controlá que estos no te estén afectando. Realizá actividades o ejericios de relajación, respiración o meditación; e incorporá alimentos con ácidos grasos omega-3 (pescados) a tu dieta.

ÚLTIMAS NOTAS