Edging: GPS para manejar el arte de retrasar orgasmos

Esta técnica es considerada la madre de todos los orgasmos pero, ¿de qué se trata y porqué se siente ¡tan! bien?

Gisela Carpineta

Viernes 04 de Septiembre

Periodista especializada en LifeStyle y Gastronomía. Escribe en diferentes medios gráficos y digitales. #Foodie. En redes: @gcarpineta

Si te decimos que “edge” surge de la palabra límite o borde en inglés, como el borde de una mesa por ejemplo, y a eso le sumamos la palabra sexo, ¿Cuántas cosas se te cruzan por la cabeza?

Bueno, si volaste con la imaginación y el escenario se puso “quenchi”, prestá atención a esta guía en la que vamos a explicarte cómo manejar el arte de retrasar orgasmos. Es decir, el “edging”.

¿De qué se trata? Esta técnica que nos permite experimentar el placer de otra manera consiste en controlar la excitación sexual hasta casi -¡casi!- tener un orgasmo. Básicamente, es llegar al borde… pero sin cruzar la línea. El punto es que, si lo hacés bastantes veces, tu cuerpo acabará convirtiéndose en un mar de sensaciones y, finalmente, el orgasmo será mucho más fuerte e intenso.

Básicamente, el edging es llegar al borde… pero sin cruzar la línea

A esta técnica también se la conoce como peaking, surfing, negación del orgasmo… Todas palabras que se refieren a lo mismo: la técnica que prolonga el placer por periodos largos de tiempo.

También es muy similar a la técnica de la “masturbación lenta” que se hizo popular con el manual de sexo de no ficción “The Joy of Sex”, del científico y médico británico Alex Comfort. Incluso, se la considera “la madre de todos los orgasmos”, como afirmó la terapeuta sexual Uchenna Ossai, ya que esta técnica permite “lograr el mayor placer posible de un orgasmo”.

¿Cómo se practica?

La realidad es que la técnica es bastante sencilla y hasta es muy probable que, consciente o no, ya la hayas llevado a la práctica sin saber que se trataba del edging. Pero para dominar este método completamente existe un punto fundamental: la determinación.

Para ello, es muy importante conocer el propio cuerpo y así saber identificar cuando estamos cerca de llegar al orgasmo, así como también es fundamental lograr el autocontrol. Y un punto para nada menor y que aplica tanto para esta técnica como para las relaciones en general: ambos miembros de la pareja deben estar de acuerdo y les debe satisfacer este tipo de técnica para evitar que el placer no llegue o sea menor.

Season 4 Monica GIF by Friends - Find & Share on GIPHY

Así lo explica Ossai: “El edging es cuando uno o su pareja se acercan al orgasmo, pero retrocedan justo antes de llegar al punto cúlmine; y luego recuperan la energía sexual para acercarse nuevamente”. Es decir, cuando parece que vas a llegar al orgasmo, retrocedés para después volver a aproximarse.

Por ejemplo, para hacer esa “pausa”, podés combinar movimientos lentos y rápidos, diferentes ritmos, movimientos circulares o también sumar un juguete sexual de diferentes velocidades para tener aún más estimulación. Un punto clave es probar con técnicas de respiración y movimientos corporales para reconocer tu ciclo de excitación y saber “frenar” a tiempo.

Otra forma que a algunas parejas les resulta muy excitante es la de asignar “turnos” de placer para cada uno, para jugar con diferentes técnicas hasta lograr que nuestra pareja se erotice… Y preparar el escenario para el gran grito final.

Season 4 Monica GIF by Friends - Find & Share on GIPHY

¿Por qué da tanto placer?

Según un estudio realizado para la Journal of Sexual Medicine en 2015, la duración media en el sexo heterovaginal es de 5.4 minutos.

En este caso, la técnica nos permite extender ese momento placentero y, tal como afirman los especialistas, no solo es algo psicológico, sino también físico: hay un aumento en el flujo de la sangre hacia el área pélvica cuando se detiene el orgasmo y se continúa la estimulación. Las mujeres también tienen erecciones del clítoris, por lo tanto el edging funciona tanto en ellos como en nosotras.

A modo de resumen, queremos recordarte algunos puntos importantes: la clave es encontrar qué es lo que más te estimula, conocer tus tiempos, los suyos y, sobre todo, ¡dejar de lado la ansiedad! En definitiva, se trata de llevar el placer al máximo, ¿no?

Comentarios


ÚLTIMAS NOTAS