El impresionante impacto de las pocas horas de sueño en la piel

Una periodista británica se sometió a un experimento para observar qué ocurría con su cuerpo si reducía sus horas de descanso. La sorprendente foto de su cambio.

#StaffMujer

Martes 06 de Abril

Somos un staff de profesionales y periodistas que recopilan información útil para las mujeres: desde belleza, moda, salud, sexo, astrología, DIY, fitness y tutoriales. Somos mujeres, somos comunidad.

Son muy pocas las personas que logran dormir las ocho horas que se sugiere la ciencia. Aquejados por ocupaciones o distracciones varias (redes sociales, series, etc) hace tiempo que se duerme menos de lo aconsejable para llevar una vida saludable.

Para vivir en carne propia el impacto que estos hábitos de sueño modernos tienen en el cuerpo y la mente, Sarah Chalmers, una periodista británica se sometió a un experimento por el cual redujo su tiempo de descanso a seis horas diarias.

Con la ayuda y asesoramiento de la Escuela del Sueño de LondresChalmers de 46 años y madre de tres hijos, acortó su rutina de sueño de 8-9 horas días a 6 horas por día durante 5 días. 

Entre los primeros efectos que la periodista puedo notar mirándose al espejo fueron: ojeras, piel enrojecida, poros dilatados y algunos puntos negros en su pera. Además, le costó más concentrarse, olvidaba cosas con frecuencia, se sintió alterada y torpe.

“Me veo mucho más vieja. Mis ojos tienen ojeras oscuras y mi piel parece deslucida y con más y grandes poros”, describió.

El después y el antes de Sarah Chalmers publicado en Daily Mail.

Actualmente, debido a las obligaciones laborales, los hijos y la vida social las personas reducen notablemente el número de horas de sueño al punto que un tercio de los británicos duerme de cinco a seis horas diarias, de acuerdo a la periodista.

Diversos estudios mostraron la relación entre la falta de sueño y la disminución en el rendimiento cognitivo y en la capacidad física. Y uno realizado por científicos de Noruega encontró un vínculo entre el insomnio y un bajo umbral de dolor.

El impacto a largo plazo de la falta de sueño en la piel fue una de las cosas que más le inquietó a Chalmers. Los efectos fueron analizados antes y durante el experimento con un escáner facial para determinar el enrojecimiento, la textura y el tamaño de los poros. Después de la primera noche de dormir menos, Chalmers no se sintió tan cansada como esperaba.

Por su parte, Guy Meadows, fundador Escuela del Sueño de Londres, explióa que se debe a que un reflejo provoca un estado de hiperexcitación que limita o retrasa el impacto negativo que se obtendría con una disminución de horas de sueño a largo plazo. Pero ese estado es pasajero y más temprano que tarde se ven las consecuencias negativas de no dormir el tiempo necesario.

Cuando tenemos sueño se activa una parte primitiva de nuestro cerebro que nos hace estar más enojados, tristes y con sensación de ira. Esto se debe a que el sueño activa dos hormonas, una responsable de regular la saciedad y otra relacionada con el apetito. Por eso la falta de un buen descanso es un componente central de la epidemia mundial de obesidad. Y, como si fuera poco, un sueño insuficiente también tiene impacto en el sistema inmunológico, lo que nos hace más vulnerables a enfermedades. Tras la experiencia, la periodista del diario británico concluyó: “De ahora en adelante voy a asegurarme de dormir las ocho horas, o me temo que voy a sufrir las consecuencias”.

ÚLTIMAS NOTAS