Emprendedoras: 5 claves para aprender a delegar y crecer

Soltar el control y confiar en otra persona es una de las grandes barreras del mundo emprendedor.

#StaffMujer

Viernes 16 de Julio

Somos un staff de profesionales y periodistas que recopilan información útil para las mujeres: desde belleza, moda, salud, sexo, astrología, DIY, fitness y tutoriales. Somos mujeres, somos comunidad.

Si sos emprendedora, te vas a sentir identificada con esta situación: la lista de pendientes es extensa, tenés un sinfín de mails y presupuestos por enviar, cada vez dormís menos, resignás tus fines de semana para (al menos intentar) cumplir con todo y más de una vez se te cruzó por la cabeza “tirar la toalla”.

Para que esto último no suceda, existe una acción que es clave: aprender a delegar. Pero sí, lo sabemos, ¡es muy difícil!

Básicamente, soltar el control y confiar en otra persona es una de las grandes barreras del mundo emprendedor. Pero, al no poder surfear esta situación, a corto o largo plazo, cada una le está poniendo un techo de crecimiento a su propio emprendimiento.

Según remarcan los especialistas en el tema, el no poder delegar genera que uno se centre en cuestiones solamente operativas o limitadas a sus propias capacidades y, probablemente, pierda muchas oportunidades de crecimiento.

¿Y entonces? Para que puedas aprender a delegar y hacer crecer tu emprendimiento, en Sos Mujer te damos algunas claves. ¿Cuál sumarías?

1) Eliminá tus propias barreras mentales
Es súper común que uno quiera “estar en todo” e, incluso, sentir que si no lo hacés vos, nadie lo hará bien. El miedo a delegar también existe porque creemos que capacitar a alguien llevará tiempo y eso nos detiene. Pero antes de seguir pensando así, es muy importante que tengas en cuenta este primer paso y que sepas que si un emprendimiento quiere crecer, necesita delegar.

2) Definí las tareas y las metas
A la hora de delegar, es muy importante ser coherente: asignar una tarea realizable y una meta alcanzable. Una buena manera es realizar un registro de las actividades a delegar y cuánto tiempo llevaría realizar cada una, para así saber las horas a delegar y, por ejemplo, asignar metas semanalmente para que la persona sea productiva. En este punto, también podés averiguar si necesitás a una persona que las realice, o si se trata de repartir funciones entre otros socios o empleados. Recordá que lo que tenés que delegar son metas dirigidas a resultados.

3) Delegá de manera efectiva
Al delegar a otros, además de establecer metas y responsabilidades claras para cada nueva posición, tenés que asegurarte de que cada persona de tu equipo las haya entendido. Sino, es probable que termines gastando demasiado tiempo en la gestión de personas, en lugar de enfocarte en el crecimiento.

4) Decidí tus funciones
También es importante definir las funciones que van a ser de tu exclusiva responsabilidad: tu tiempo y atención deben reservarse para esas cosas que considerás que solo vos podés hacer. Para muchos emprendedores, esto significa centrarse en las oportunidades de ventas y las estrategias de marketing: desde reunirse con clientes potenciales o construir mercados para su producto y/o servicio.

5) Enfocate en el crecimiento
Una vez que hayas definido los puntos anteriores y hayas traído a otras personas para que manejen esas tareas que consideraste que no eran necesarias realizarlas directamente, ya estás en condiciones de centrarte en las claves para el crecimiento del negocio. ¡Adelante!

ÚLTIMAS NOTAS