Endometriosis: guía para entender porqué una menstruación dolorosa no es normal

Es una enfermedad que puede afectar a cualquier persona con útero y actualmente lo padecen 1 de cada 10 mujeres en el mundo. Qué lo causa, cómo se trata, cómo se diagnostica y por qué es tan necesario visibilizar el tema.

Gisela Carpineta

Jueves 07 de Enero

Periodista especializada en LifeStyle y Gastronomía. Escribe en diferentes medios gráficos y digitales. #Foodie. En redes: @gcarpineta

La endometriosis es una enfermedad crónica en la que un tejido similar al que crece dentro del útero comienza a crecer, pero en otras partes del cuerpo: cuando tenemos nuestro período, el cuerpo le indica a todo el tejido del endometrio que comience a desprenderse; pero si padecemos endometriosis, el tejido fuera del útero no tiene a dónde ir. 

¿Entonces? Este tejido que crece en el lugar incorrecto, por lo general lo hace en los ovarios, las trompas de Falopio, dentro del revestimiento del abdomen e, incluso, en el intestino o la vejiga. Es así como esto provoca períodos muy abundantes y menstruaciones dolorosas (dismenorrea), inflamación y dolor extremo en la panza y la zona de la pelvis.

En algunos casos, también provoca cicatrices o quistes y hasta molestias durante las relaciones sexuales e infertilidad: se calcula que entre el 30% y el 50% de las mujeres con endometriosis son estériles. Otros síntomas pueden incluir dolor al orinar o al defecar, cansancio extremo e infecciones frecuentes por aftas. Muchas mujeres tienen varios síntomas y algunas ninguno.

Puede afectar a cualquier persona con útero. Actualmente lo padecen 1 de cada 10 mujeres en el mundo

Para tomar dimensión de qué significa la endometriosis y cómo puede afectarnos, en #historiasdeuteros -una iniciativa de Nosotras para reflejar la vida de los úteros de las mujeres- varias mujeres describieron a esta patología como “un demonio intentando salir de mi pelvis” y “un elefante con tacos, pisoteando mi útero”. A la vez, reflejaron que los efectos que pueden tener no son sólo físicos: “Para mí, la endometriosis ha pasado factura tanto mental como emocionalmente”, compartió otra mujer.

Pero, ¿por qué se habla tan poco de esta enfermedad? Por un lado, porque es muy difícil de diagnosticar: la endometriosis puede presentarse con muchos síntomas diferentes y su diagnóstico puede llevar años. ¡El promedio de su diagnóstico es de 7 años y medio! A la par, existe otro factor clave para poder responder esta pregunta: la realidad es que es algo poco aceptado en la sociedad… ¿O acaso te imaginas teniendo que llamar al trabajo cada mes porque es tan fuerte el dolor que no te podés mover de la cama? ¿Lo entenderían?

Aunque muchas mujeres alrededor del mundo son afectadas por la endometriosis, muchas no consiguen el soporte o la ayuda que necesitan. Esto sucede porque muchas veces esta condición no se diagnostica, o muchas veces se subestima y se la categoriza como “un dolor menstrual muy agudo”. Pero creer que la menstruación dolorosa es normal, subestima esta enfermedad y, sobre todo, retrasa su diagnóstico.

Creer que la menstruación dolorosa es normal, subestima esta enfermedad y retrasa su diagnóstico.

Para lograr revertir esto, cada vez más mujeres empiezan a hablar públicamente de esta patología en las redes sociales y hasta famosas como Emma Roberts, Alexa Chung o Susan Sarandon decidieron levantar la voz y dar un paso importante para visibilizar este problema y concientizar.

¿Qué causa la endometriosis?
La genética y ciertas toxinas en el medio ambiente son señaladas como ​​dos de las posibles causas de endometriosis. También hay problemas que nos ponen en mayor riesgo de padecerlo, como antecedentes de infección pélvica o algo conocido como menstruación retrógrada: una condición en la que la sangre de tu período comienza a ir “hacia atrás”, en lugar de salir de la vagina, fluye de regreso a través de las trompas de Falopio hacia la cavidad pélvica.

¿Cómo se trata?
Aunque la endometriosis es una enfermedad crónica (es decir, que persiste durante mucho tiempo), existen formas de controlarla. Los antiinflamatorios de venta libre se utilizan a menudo para controlar el dolor. La píldora anticonceptiva combinada también puede ayudar al detener la liberación de óvulos, lo que hace que los períodos sean más ligeros y menos dolorosos. Pero, por supuesto, todo esto debe estar supervisado por un profesional. En cuanto a los tratamientos quirúrgicos, la cirugía laparoscópica puede mejorar los síntomas y la fertilidad, mientras que algunas mujeres pueden eventualmente decidir someterse a una histerectomía, lo que significa extirpar el útero.

¿Cómo se diagnostica?
La única forma de diagnosticar por completo la endometriosis es a través de una investigación con cámara laparoscópica del área pélvica. Pero antes de llegar a esto, es posible que te realicen exámenes externos, exámenes internos, escaneos y análisis de sangre, o una combinación de todo esto, ya que un buen interrogatorio y el examen clínico son claves para el diagnóstico presuntivo.

Si reconocés los síntomas y sospechás que tenés endometriosis, programá una cita con tu médico o ginecóloga para obtener más información. Juntos van a poder explorar formas de aliviar tu dolor y ayudarte a sobrellevar los síntomas de la mejor manera posible.

ÚLTIMAS NOTAS