Guía básica para iniciarte en juguetes sexuales

Tamara Kohen

Jueves 27 de Agosto

Redactora y actriz. Me encanta escribir sobre medicina y cosmética natural, alimentación consciente, cristales, rituales y plantas. Investigo, estudio, pruebo y comparto. En redes soy @tamarakohen

Los juguetes sexuales son grandes aliados del disfrute y una excelente herramienta para conocernos un poco mejor tanto solas como acompañadas. Además, nos ayudan a descubrir nuevas formas de estimulación y puntos del cuerpo con una sensibilidad que desconocemos. Este último punto es clave, ya que cuanto mejor conocemos nuestro cuerpo, más podemos gozar nuestra sexualidad.  Soy Mujer conversó con Patricia Barúa, creadora de Buenos Aires Sex Shop, para las cuestiones básicas a la hora de elegir nuestro primer vibrador. ¡Tomá nota!

La primera consideración a la hora de elegir tu primer juguete o vibrador, es el tipo de estimulación que más te hace disfrutar: clitoriana, vaginal o anal. Tenerlo claro te ayuda a elegir el producto que puede potenciar esa estimulación y ayudarte a descubrir diferentes formas y ritmos de juego.

Si por el contrario no sabés cuál es la estimulación que más va vos, ¡no hay problema! Siempre podés ir probando diferentes vibradores hasta dar con el tipo de juguete que mejor se ajusta a tu cuerpo, o podés directamente elegir un vibrador que permita estimular las diferentes zonas por separado o a la vez.

Tentate

Masajeadores y succionadores de clítoris. El preferido por las mujeres que buscan el éxtasis. Y no es raro, con las 8000 terminaciones nerviosas que tiene el clítoris, se convierte en la zona más sensible de la anatomía femenina. Para alcanzar este tipo de orgasmo es perfecto cualquier vibrador que permita un masaje directo en esta parte del cuerpo. Los mejores para ello serán las balas vibradoras o succionadores de clítoris.

Las “balitas” tienen tamaños pequeños y son ideales para recorrer todas tus zonas sensibles pero es importante que tengas en cuenta que nunca deben insertarse en ano o vagina, ya que están diseñados sólo para estimulación externa.

Bala vibradora.

Por su parte, los succionadores son juguetes más sofisticados que envuelven el clítoris y a través de su vibración y emisión de ondas, simulan la sensación del sexo oral. También se pueden utilizar para acariciar la vulva, pezones, cuello y recorriendo el cuerpo de tu pareja con sutiles o intensas vibraciones.

Succionador de clítoris.

Punto G. Es uno de los puntos de mayor placer dentro de la vagina. Encontrarlo no siempre es fácil pero estos vibradores están pensados para estimular esta zona. Tienen una forma curvada (tipo gancho) que permiten llegar a esos 3 a 5 centímetros desde la entrada en la pared anterior vaginal donde se encuentra.

Vibrador para punto G.

Doble estimulación. Los vibradores tipo “conejito” hacen posible los imposible. Están pensados para poder estimular la zona que más te guste: vagina, clítoris o ambas a la vez. Aquí la variedad también es casi infinita: Longitud, diámetro, tipo de rotación, velocidades…

Rabbit para estimulación dual.

Sofisticados y vibradores para parejas. Creados para las personas o parejas que buscan un punto más en la estimulación y la mayoría de ellos están preparados para ser utilizados durante el acto sexual de una pareja, dando el mayor placer a ambos, y haciendo que toda la experiencia sea un acto de pareja. Además si sos de los que aman el diseño, tienen estilo minimalista, sofisticado, y hasta a veces futurístico. Vienen en cientos de formas! delfines, anillos, balas vibradores y hasta ropa interior con vibradores a control remoto!

 

Vibrador para parejas a control remoto: una punta en el clítoris y la otra, en la vagina.

Anales. Para muchas personas el ano todavía sigue siendo una zona tabú. Lo que muchos no saben es que se trata de una de las áreas más placenteras, tanto para hombres como para mujeres, por estar repleta de terminaciones nerviosas, lo que se traduce a una mayor sensibilidad al tacto. Quienes se atreven a experimentar siempre dicen que la estimulación anal les hace sentir los orgasmos más increíbles y duraderos. Patricia recomienda empezar con un dilatador anal o con los clásicos plugs sin vibración y luego avanzar con modelos más sofisticados y potentes.

Dilatador anal.

Plug anal de metal.

Cuestiones a la hora de elegir tu primer juguete sexual

Tamaño. Los juguetes más grandes suelen ser muy tentadores pero al elegir el primero es conveniente ir de menos a más es lo más adecuado. Cuanto más experimentes con tamaños medianos o pequeños es probable que aprendas más rápido y puedas pasar a la siguiente medida con total seguridad.

Pilas vs. batería recargable. En la mayoría de los casos, los vibradores con pilas son más económicos que los que vienen con batería recargable. Sin embargo,  el precio de las pilas es algo que también deberías considerar.

Si te decidís por lo vibradores con batería te gustará saber que las pilas más utilizadas son: AA o AAA, y en el caso de los vibradores más pequeños las pilas más comunes suelen ser las de LR44, sobre todo en el caso de las balas vibratorias y anillos peneanos. Son menos intensos que los vibradores recargables por lo que son muy recomendables para principiantes.

Los vibradores recargables son más intensos en cuanto a potencia y otro de los beneficios que ofrecen este tipo de juguetes es que suelen venir con cable USB, por lo que podés enchufarlo donde te sea más cómodo: computadora o directamente en el enchufe de la corriente.

Cuidados. Jugar con una parte muy íntima y delicada de nuestro cuerpo implica mantenerlos limpios y bien guardados, idealmente Te  en su caja original o en alguna bolsita de tela donde puedan respirar.

Claves extras

  • Silicona con silicona no va muy bien. Intentá no guardar los juguetes de este material juntos. Tampoco los guardes en sitios de mucho calor.
  • Los vibradores llevan su caja cerrada para que los recibas totalmente limpios y aislados, intentá en el día a día mantenerlos así, que no estén sueltos y en contacto con otros objetos que puedan ensuciarlos o dañarlos.
  • Respecto a los productos que funcionen con pilas, es recomendable guardarlos sin ellas, especialmente si no vas a usarlos de manera habitual. Esto se debe, a que por un lado pueden corroer el producto, y por el otro pueden agotarse. Y no hay nada más triste que un vibrador con poca energía!

Agradecemos a Patricia Barúa de Buenos Aires Sex Shop  por todas sus recomendaciones y sabiduría.

Comentarios


ÚLTIMAS NOTAS