Guía para aprender a hablar en público: el Método TED

Uno de los organizadores de estas charlas que son un fenómeno mundial resumió en un libro los secretos de sus mejores conferenciantes. Conocé cuáles son y cómo podés replicarlos para convertirte en una buena oradora.

Gisela Carpineta

Sábado 08 de Agosto

Periodista especializada en LifeStyle y Gastronomía. Escribe en diferentes medios gráficos y digitales. #Foodie. En redes: @gcarpineta

Nos sudan las manos, no podemos soltar la primera palabra y, cuando logramos hacerlo, decimos miles de cosas -a veces hasta sin sentido- hasta llegar al punto o, directamente, nos frenamos antes y nunca llegamos. Incluso, a veces hasta aparece ese odiado “nudo en la garganta” y nos planteamos porqué estamos ahí.

En la mayoría de los casos, todos estos puntos que enumeramos son los que nos señalan podríamos estar ante un episodio de glosofobia. Pero este término, que hace referencia al miedo a hablar en público (¡Y ni hablar si es sobre un escenario!) es más común de lo que se piensa: según datos de la web glosophobia.com, el 75% de la población padece o padeció esta especie de “pánico escénico”.

El 75% de la población padece glosofobia, esta especie de pánico escénico

Las consecuencias pueden ir desde un bloqueo mental hasta una ansiedad crónica. Y entonces, ¿qué hacemos? ¿Nos autoprometemos no volver a hablar en público, sin importar las consecuencias profesionales o en el plano personal?

Todo lo contrario: sólo se trata de entrenar y entrenar y entrenar hasta conseguir la técnica adecuada para que puedas hablar en público y le pierdas el miedo. Existen numerosas técnicas que garantizan un discurso exitoso y cada vez más expertos e instituciones profesionales destacan la importancia de formarse y ensayar este tipo de estrategias.

El método TED
Se trata de las conferencias más famosas del mundo sobre Tecnología, Entretenimiento y Diseño (de ahí sus siglas) y es todo un fenómeno viral. Muchas de las charlas TED las podés ver en su canal de Youtube y uno de sus primeros oradores fue el mismísimo Bill Gates.

¿Qué tiene que ver con el miedo a hablar en público? El secreto de las charlas TED. Todos los conferenciantes que participan son conscientes de cuáles son las cosas que influyen a la hora de lograr captar la atención de los demás. Y esto va desde la narración, hasta el tono, la empatía con el público, el humor y, por supuesto, el lenguaje corporal.

Jeremy Donovan, uno de los organizadores de las charlas TED, resumió en el libro “El médoto TED para hablar en público” los secretos de sus mejores conferenciantes. Estos se pueden dividir en tres:

1.- Atrapá las mentes del auditorio con un eslogan. Que sea breve, de tres a doce palabras. Sirven diversos trucos, como esta repetición paradójica de Charles Dickens al principio de Historia de dos ciudades: “Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos”. Tenés que decirlo, al menos, tres veces.

2.- Los primeros 10 o 20 segundos son vitales. Tiene éxito arrancar con una anécdota personal, pero también funciona lanzar al público una pregunta intrigante, que empiece con los adverbios interrogativos cómo o por qué.

3.- Dividí la intervención en tres partes. Eso ayuda a memorizar el contenido y a que el público capte el mensaje. Se puede estructurar como un relato: exponer la situación, plantear un problema y aportar la solución. En cualquier caso, no olvides estimular el hemisferio derecho –el de las emociones– con chistes o historias. Los mejores ponentes TED introducen aproximadamente una gracieta por minuto.

Otro tip importante para ahuyentar el miedo escénico, sobre todo si te toca estar al frente de una conferencia o evento masivo, es visitar el lugar donde darás la charla. Ahí vas a poder estudiar dónde se va a colocar el público, si estarás sentado o de pie, si podrás llevar un guión e incluso practicar algunas palabras.

Sobre la postura, practicá el estar de pie, sin moverte de un punto fijo del escenario

Repasaste la idea mil veces, ¿es suficiente? De acuerdo al Manual del Orador TED, ensayá hasta que te sientas totalmente cómodo delante de otras personas: diferentes grupos de personas, personas a las que quieres, personas a las que temes, pequeños grupos, grupos amplios, compañeros o personas que no sean expertas en tu campo.

Y escuchá las críticas: si alguien te dice que se nota que has ensayado mucho, es que suenas poco natural. Seguí ensayando y centrate en hablar como cuando estás charlando con alguien de forma espontánea.

Respecto al tiempo, podés cronometrar tu discurso y practicar con el reloj delante. Y sobre la postura, practicá el estar de pie, sin moverte de un punto fijo del escenario. Pedile a una amiga que te observe y evite que des pasitos hacia adelante y hacia atrás o que pases el peso de una pierna a otra.

ÚLTIMAS NOTAS