#HORÓSCOPO Luna Nueva en Capricornio: pactos y ambiciones para una nueva era

Cosmic Agus

Lunes 11 de Enero

Astróloga egresada de Casa XI. Lectura de Carta Natal y Revolución Solar. Seguimiento a través de tránsitos y ciclos.

Las Lunas Nuevas son el comienzo de un ciclo. Pero además, es un momento para inspeccionar el silencio y la profundidad de nuestro inconsciente. La Luna desaparece de nuestra vista cuando el Sol se une a ella, ya que no hay luz que ilumine la superficie. Sin embargo su presencia sigue allí. Por eso hay deseos, ideas, emociones que nos rodean y que probablemente no podamos ver. Las Lunas Nuevas son propicias para plantar semillas y esperar sus frutos en el futuro.

 

La Luna Nueva que se produce a mitad de semana ocurre en el signo de Capricornio y su clima genera una sensación de deber, responsabilidad y diálogo con la autoridad personal muy fuerte. Puede sentirse cierta frialdad en el aire. Como si cada cual estuviera  ocupado en sus propios asuntos y sin mucho tiempo para destinar a los demás. Y nosotras también, cada una mide cuánta agua queda para su tanque o cuanta energía tiene de sobra para darle a quienes necesitan. Medimos nuestros propios límites y nos reacomodamos a ellos, con metas y objetivos más concretos. Se siente la aridez y el cansancio y ese será el medidor que usaremos para no perder la cordura. Pero además, esta lunación será en conjunto a Plutón, quién se encargará de llevarnos dentro de un túnel de autoreflexión en relación a la autoridad personal que llevamos dentro. Es decir, la crisis en relación a poder proyectarse al futuro se instaura y ya no es lo mismo perseguir una zanahoria como lo era antes. Son nuestras propias limitaciones las que nos llevan a pedir auxilio y desatarnos de nuestros propios nudos. Habrá que desnudarlos en un procesos lento y doloroso, sin frustrarse ni victimizarse. Sin perder la sensibilidad por quienes también comparten este mundo con nosotras. 

 

Con Venus y Marte en signos de tierra se vuelve a poner el cuerpo para llegar a los valores que necesitamos. Son cambios bruscos pero necesarios. Es el pulso de una líbido que está a punto de ser liberada y que para llegar a eso hará lo que sea necesario. Un placer hedonista y fundamentalista puede chocar indudablemente con la dura realidad, pero sin duda alguna nos iluminará un lugar en el mapa. Una pista de dónde estamos paradas, qué necesitamos y cómo lo conseguiremos. Quizás haga falta cambiar la pregunta para cambiar la respuesta. Cuando el cuerpo reaccione nuestra cabeza tomará consciencia de sus barreras y sus posibilidades de expansión. 

 

La Luna Nueva nos encontrará pensando en cómo materializar estas nuevas ideas en un viejo mundo con extremas necesidades. Cómo liberar la líbido, disfrutar el deseo, querer con resonsabilidad y transfromar la carrera de la vida misma. Transofrmar la familia, los afectos, el deber heredado. 

 

Comentarios


ÚLTIMAS NOTAS