Yoga suave y aliados para un sueño profundo

El aislamiento obligatorio provocó un cambio radical en nuestros hábitos, rutinas y costumbres. A tal punto que se dispararon las consultas por trastornos del sueño. Especialistas de diversas disciplinas revelan a SoyMujer por qué nos cuesta dormir y qué podemos hacer para relajarnos.

#StaffMujer

Jueves 28 de Mayo

Somos un staff de profesionales y periodistas que recopilan información útil para las mujeres: desde belleza, moda, salud, sexo, astrología, DIY, fitness y tutoriales. Somos mujeres, somos comunidad.

Durante la cuarentena, algunos trasnochan y se despiertan al mediodía, otros se levantan en la mitad de la noche, y muchos están teniendo sueños raros y pesadillas. Son algunos de los efectos que están dejando los cambios en nuestros hábitos cotidianos o la falta de rutina a la hora de dormir.

“La falta de una rutina, la disminución en la actividad física, el aislamiento social, la restricción de salidas, las condiciones del espacio y luz natural en el ambiente donde uno vive, el uso excesivo de pantallas y el aumento de la ansiedad y el estrés suelen generar dificultades para dormir”, explica la Dra. Lucila Altman, médica psiquiatra, a SoyMujer.TV.

De acuerdo con Dra.Altman, esto puede tener consecuencias como fatiga, somnolencia, dificultades para concentrarse y tomar decisiones, falta de motivación, y puede afectar el animo y la salud mental, el sistema demonológico y la calidad de vida general de las personas.

Por otro lado, Amanda Atzavara, terapueta holística, herbolaria y fitoterapeuta catalana, asegura que además existe un factor emocional que afecta nuestro descanso. “Se están moviendo sentimientos de preocupación, miedo o estrés. Esta agitación provoca una respuesta orgánica de alerta. Es posible que hayan personas que no sean del todo conscientes, pero la ansiedad subyacente es frecuentemente la causa que genera insomnio”.

Consejos para conciliar mejor el sueño

  • Establecer y mantener una rutina, incluso poner un horario para levantarse y para acostarse
  • Salir de la cama cuando nos levantamos y usar la cama solo para dormir
  • Si es posible, tomarse un rato para estar al aire libre durante el día con luz natural
  • Evitar uso de pantallas antes de irse a dormir
  • Limitar tiempo para mirar las noticias
  • Llevar una alimentación saludable, evitando el consumo de cafeína después del mediodía
  • Realizar ejercicio durante el día, no tan cerca del horario de irse a dormir
  • Evitar cenar y tomar líquido cerca del horario de irse a dormir
  • Dedicarse un tiempo de relajación antes de irse a dormir

Aliados naturales del sueño (recomendandos por Amanda)

Para beber. Existen numerosas plantas que facilitan el sueño, como la valeriana, passiflora o tila.  Sin embargo, se puede lograr una infusión muy potente combinando melisa (Melisa Officinalis), maria luisa (Aloysia citriodora) y azahar (Citrus Aurantium).

Para gozar. Realizar un baño con aceites esenciales de lavanda y mandarina para lograr armonía y relajación. La lavanda aporta calma, tranquilidad, disipa los temores y facilita un sueño profundo y reparador. La mandarina, da alegría y vitalidad.

Agregar entre 8 y 10 gotas en total de aceites esenciales, diluidas en una cuchara sopera de leche entera o disueltas con el mismo jabón de ducha. Echar la mezcla en una bañera llena de agua bien caliente, para disfrutar de todos los beneficios de la aromaterapia.

Los aceites esenciales son ideales por su concentración y su potencia de acción. En el caso de no conseguirlos, se puede añadir un litro de infusión de lavanda y mandarina. Además, si le añadimos unos puñados de sal, ayudaremos a desintoxicar el cuerpo y a limpiarnos energéticamente, ya que la sal absorbe las energías densas. Si no tenemos bañera, bastará con que nos frotemos con la sal y nos enjugaguemos con la infusión.

Respirar para conectar con el cuerpo. Cerrar los ojos y prestar plena atención. Inhalar y exhalar. Al realizar esta acción con atención, se deja de prestar atención a la inquietud y se vuelve al cuerpo. El desvelo habita en la inquietud de la mente. Hay que adentrarse en nuestro ecosistema interno. El cuerpo, es el vehículo que tenemos para sentir la vida. Observar qué está ocurriendo en nuestro interior, qué miedos y proyecciones te inquietan. Observar en que parte del cuerpo están localizados. ¿La respiración se contrae en las clavículas o se expande con amplitud hacia el vientre?, ¿El miedo se agarra en las tripas o te aprieta los dientes? Ponrle conciencia y atención plena a las reacciones corporales y, sobretodo dejar que se expresen y no las reprimas. También frotar el plexo solar con una gotita de aceite esencial de lavanda mientras se respira profundamente y llevar a cabo este proceso de observación.

En acción. La instructora Yani Grinberg, Fundadora de Casa Shanty Uruguay, propone esta clase de yoga para sueño profundo para practicar por la tarde o por la noche antes de dormir.

Mini Bio

  • Dra.Lucila Altman es Médica Psiquiatra (MN 129.638) argentina, miembro del Royal College of Psychiatrists de Reino Unido.  Se especializa en niños y adolescentes.
  • Amanda Atzavara es Herbolaria y fitoterapeuta de Barcelona. Se dedica a la revalorización de las sabidurías ancestrales yerbateras, mediante el estudio de las culturas humanas y terapéuticas que vinculan al ser humano con el universo. IG:@dona_cura.
  • Yani Grinberg es profesora de yoga. Brinda clases grupales y personalizadas en una posada en la naturaleza en Uruguay, Maldonado. IG: @casa.shanty_uy

ÚLTIMAS NOTAS