¿La cuarentena atenta contra el sexo?

¿Cómo el aislamiento está afectando a las parejas? ¿Mata la libido o potencia el deseo? La sex coach Mariela Tesler nos responde estas preguntas y nos da algunos consejos a tener en cuenta según cada escenario.

Gisela Carpineta

Viernes 22 de Mayo

Periodista especializada en LifeStyle y Gastronomía. Escribe en diferentes medios gráficos y digitales. #Foodie. En redes: @gcarpineta

Así como muchas parejas se reencontraron de una manera especial en estos días, para otras tantas el panorama es completamente diferente: lejos de querer sexo, optan por el distanciamiento hasta con la pareja. Ante estos escenarios tan diferentes, nos surge una pregunta: ¿La cuarentena está matando nuestra libido o potenció el deseo sexual?

Si bien son cuestiones muy generales y -por supuesto- hay casos y casos, hay una realidad en común: durante la cuarentena, todos pasamos por diferentes etapas: “No es lo mismo una semana, dos semanas, que ya este momento de la cuarentena en que vivimos diferentes cosas. Además, no es lo mismo la pareja que quedó sola en la casa, la que tiene niños o los que quedaron separados, y obviamente los solteros. En cada caso se dan situaciones diferentes”, aclara la sex coach Mariela Tesler.

En ese sentido, Mariela -autora de “Ganas de Vos” y experta en brindar charlas para asesorar y vivir una sexualidad plena- explica que, en general, en el caso de las parejas que ya estaban en una crisis antes de la cuarentena, esta situación potenció esa crisis aún más: “Este tema de no poder salir a tomar aire ante discusiones, ante situaciones de estrés y demás complicó, justamente, esa crisis de pareja”.

¿Y con quienes estaban bien antes de la cuarentena? “En muchos casos, en las parejas ‘sanas’, que estaban tranquilas y en paz, la cuarentena hizo que estuvieran juntos más tiempo, que compartieran más y que supieran encontrarse desde un lugar positivo”, afirma. Esto se tradujo en aprender a jugar de a dos, en animarnos a experimentar otras cosas y en un sinfín de otras cosas muy positivas que salieron a la luz en estos días.

– Para las parejas que se dan cuenta que no sienten deseo, ¿qué les recomendás hacer en estos casos?

Es hasta casi lógico que suceda. El estar 24/7 con la pareja hace que no exista tanto distanciamiento en cuanto al deseo en sí: el esperarse, buscarse, contar qué hicimos durante el día, querer encontrarse. Para las parejas que quieran reencontrar el deseo, por supuesto que lo pueden hacer, pero hay que trabajar. Hay que tener en cuenta algunos tips o medidas que tienen que ver con tener un espacio físico y emocional para lo que es lo individual, momentos a solas aunque estemos en la casa, momentos en que uno se ocupe de los chicos y el otro tenga tiempo para uno mismo, buscar otras experiencias de placer compartidas: desde jugar juntos, cocinar, revisar fotos viejas, mirar comedias y compartir actividades que hagan que salgan buenos sentimientos, recuerdos o fomentar nuevas experiencias.

¿Falta de deseo? Es hasta casi lógico que suceda. Para las parejas que quieran reencontrar el deseo, por supuesto que lo pueden hacer, pero hay que trabajar.

– ¿Qué consejos creés que son útiles en estos días para que logren encontrarse con uno mismo y con la pareja?

Para los que quedaron lejos de su pareja, el famoso ciber sexo o sexo virtual, seguir con el audio, con los mensajitos, con las fotos. Siempre con las precauciones necesarias. (En esta nota podés conocer más sobre cómo practicar sexting de manera segura).

Para los que están solteros, empezar a trabajar mucho con lo que tiene que ver la autoestima, algo fundamental. Conocerse, reencontrarse, hacer ejercicios de yoga, meditación, respiración. Aprovechar este tiempo a solas para volver a conectar con uno mismo, con nuestros deseos y placeres, en darnos cuenta qué queremos o qué buscamos.

En pareja, buscar también algún día para vestirse de otra manera, como si hiciéramos una cita, maquillarnos, preparar la mesa, hacer una comida especial. Todas esas cosas que nos saquen de la rutina de la pareja. Pensar el placer por fuera de la habitación, buscar otros espacios, otras posiciones, incorporar juguetería, todo lo que tiene que ver con la cosmética sensorial, empezar a trabajar con slow sex.

También tomar una sesión de coaching, ¿por qué no? Cada vez tengo más consultas no sólo de personas que están en pareja, sino de muchas que están sola y quieren reencontrarse y no saben cómo. Es un buen momento para tomar estas sesiones online. ¡Cosas para hacer hay un montón!

ÚLTIMAS NOTAS