Mandalas: el arte de sanar pintando

En los últimos años se puso de moda y durante la pandemia se convirtió en una gran compañía. Sin embargo, esta es una práctica milenaria cuyo valor es mucho más que un pasatiempo.

#StaffMujer

Domingo 13 de Junio

Somos un staff de profesionales y periodistas que recopilan información útil para las mujeres: desde belleza, moda, salud, sexo, astrología, DIY, fitness y tutoriales. Somos mujeres, somos comunidad.

Si bien hace no mucho tiempo se puso de moda, pintar mandalas es un modelo de arteterapia milenario, que tiene su origen en la India.

No se trata de un simple pasatiempo, sino que es un poderoso aliado de la sanación y meditación. El psicólogo, Benjamín Pérez Krumenacker, define en su libro “Las Flores del Alma”, al método de dibujar y colorear como herramienta de desarrollo terapéutico y descubrimiento personal. A través del trabajo con colores, las personas expresamos y conectamos con nuestro cuerpo energético. Cada tono activa y trabaja sobre una zona y los chakras relacionados. ¿Qué colores son los más utilizados? ¿Cuál es el significado de ese color? Estos disparadores ayudan a conocernos mejor.

Otro aspecto a considerar es la forma en la que pintamos: desde adentro hacia afuera o desde afuera hacia adentro. Esto indica un posible estado del Ser, porque hay momentos en los que necesitamos expresarnos y sacar cosas a fuera de nuestro cuerpo, y otros donde necesitamos estar resguardados y nos sentimos más introspectivos.Pintar y sanar

La realidad es que los mandalas tienen una interpretación según su forma y color, por lo que se convierten en poderosos aliados tanto en meditación como sanación. El mandala tiene su origen en India y su nombre en sánscrito significa “círculo o rueda”,  pasando a representar su característica básica, aunque pueden ser de diferentes formas incorporando todas las figuras geométricas, según indica un artículo escrito por la especialista Carla Manterola Acle en el sitio Guioteca.

“Para los Budistas, su función es la meditación. No obstante, el proceso más importante para ellos es la “creación” de éstos por ser un camino “recorrido” que muestra las vivencias del momento de quien lo diseña y siendo la vía de conexión entre el hombre y la divinidad, tanto en el proceso de creación,  al tenerlo para observación o como adorno”, señala Carla.

El autor del libro “Mandalas del alma”, Claudio María Domínguez, explica en sus textos que “Desde el punto de vista espiritual, el mandala es un centro energético de equilibrio y purificación que ayuda a transformar el entorno y la mente de quien medita en ellos”.

Beneficios

Un estudio publicado en 2005 por Journal of the American Art Therapy Association (AATA) concluye que pintar mandalas durante 20 minutos al día reduce los niveles de ansiedad. Además, menciona las siguientes ventajas para el cuerpo, menta, alma y espíritu.

  • Tiene efectos terapéuticos
  • Ayuda a la concentración
  • Ejercita el cerebro
  • Reconecta con nuestro niño interior
  • Reduce la ansiedad
  • Fomenta la creatividad
  • Ayuda a redescubrirse
  • Permite dedicarse a algo por puro placer

Las formas de las mandalas y sus significados

Circulo: seguridad, prosperidad, unión, conecta con el ser interno (de ahí que casi todos los mandalas son redondos, es la figura más común).

Cuadrado: equilibrio y estabilidad, orden, protección.

Triángulo: relacionado con el agua, la transformación, la vitalidad.

Espiral, caracoles: energías curativas y de mucha espiritualidad.

Cruz: símbolo de decisiones, se relaciona con los puntos cardinales.

Corazón: felicidad, amor, unión.

Estrella: relacionado con la libertad, la espiritualidad, los elementos del universo, el cuerpo humano.

Mariposa: Tiene que ver con  la transformación, la muerte (morir a procesos, no una muerte física) y la auto renovación del alma.

Laberinto: confusión, autorreflexión y la búsqueda del centro de uno mismo.

ÚLTIMAS NOTAS