“No me interesa el sexo”: ¿Qué es ser asexual?

Considerada la cuarta dimensión sexual, cada vez más asexuales -los que no se sienten atraídos físicamente por otras personas- defienden su postura como una elección más y, sobre todo, piden respeto.

Gisela Carpineta

Lunes 21 de Diciembre

Periodista especializada en LifeStyle y Gastronomía. Escribe en diferentes medios gráficos y digitales. #Foodie. En redes: @gcarpineta

Muchos especialistas ya la llaman “la cuarta dimensión sexual”: sin embargo, la asexualidad no es conocida, aceptada y visible como otras orientaciones sexuales como la heterosexualidad, homosexualidad y bisexualidad. Por lo que aún hay mucho por contar y, sobre todo, desmitificar.

Si bien la asexualidad no es algo nuevo y se sabe que personajes históricos como Isaac Newton o Salvador Dalí eran asexuales, en los últimos años el tema empezó a tener más protagonismo y derivó en grandes debates que, hasta el día de hoy, continúan.

Diario de una asexual”, la primera novela en español escrita por una asexual, fue en gran parte promotora de este debate. A través de este texto “destinado a todo aquel que quiera saber cómo somos y sentimos”, tal como explica su autora Lucía Lietsi, el tema se puso sobre la mesa y remarcó la necesidad de que la sociedad respete esta elección.

Con el objetivo de ser más que un simple cuento autobiográfico y convertirse en un medio para promover la visibilidad de la asexualidad, en este relato intimista la autora nos acerca al conocimiento de la asexualidad de la mano de Lucía. “Por más que lo intento siempre es chocar contra un muro cuando trato de explicarle a alguien qué significa ser asexual. Lo que para nosotros es obvio y se puede resumir en cuatro palabras (falta-de- atracción-sexual) no cabe en el entendimiento de la mayoría”, se puede leer en las páginas de este libro que marcó un antes y un después sobre el tema.

Se calcula que un 1% de la población es asexual

¿Y qué es la asexualidad? Básicamente, los asexuales son personas que no sienten atracción sexual hacia ninguna otra persona y no sienten, en muchos casos, deseo por el placer sexual. Es por eso que no encajan dentro de ninguna orientación sexual definida.

Según explica la autora de “Diario de una asexual”, no es más que una cuestión de preferencias: “En realidad, cualquiera puede entender que la práctica del sexo varía de un individuo a otro en función de sus gustos (…) Los asexuales, con excepción de aquellos de nosotros a los que no les motiva el sexo en forma alguna, disfrutamos sexualmente de otra manera y preferimos simplemente no practicarlo con nadie. Es, por tanto, una cuestión de preferencias y gustos dejando la causa aparte. Viéndolo de este modo, no parecemos tan diferentes de los demás ¿verdad?”.

¿Qué dicen los especialistas?
La realidad es que, aunque desde hace años se investiga científicamente, la asexualidad sigue oculta por temor a la incomprensión. Lo que sí se sabe hasta el momento es que se presenta en el 1 por ciento de la población, tal como se desprende de los estudios de Anthony Bogaert, profesor de Ciencias de la Salud Comunitaria y Psicología en la Universidad de Brock en Canadá y otros reportes.

De las personas que no se sienten atraídas por nadie, muy pocas son capaces de reconocer que son asexuales. Hay investigaciones que indican que al menos el 5% de toda la población en el mundo es asexual, y aunque existen tratamientos médicos que ayudan a aumentar la libido, muchas personas asexuales se niegan a tomarlos ya que no reconocen tener un problema.

Muy pocas personas son capaces de reconocer que son asexuales

En su libro “Understanding Asexuality”, Anthony Bogaert remarca una y otra vez que la falta de apetito sexual no hace a estas personas desgraciadas. Y según Raúl Paredes, del Instituto de Neurología de la Universidad Autónoma de México, demostró que los asexuales no tienen problemas de erección. Simplemente no sienten deseo ni tienen ninguna necesidad, o reprimen el deseo y las ganas.

¿Los motivos? Factores como el exceso de pornografía, la desacralización del sexo, la consideración de ver el sexo como algo sucio o antihigiénico, son sólo algunos de los factores detrás de la asexualidad que investigan los especialistas.

Ahora bien, si el trasfondo de la asexualidad es entender que la sexualidad es diversa y que no todos somos iguales, ¿no resulta hasta absurdo buscar un patrón? Así como no todos los heterosexuales o los homosexuales son iguales, es por eso que los expertos prefieren hablar del “espectro asexual” cuando se debate sobre este tema.

Comentarios


ÚLTIMAS NOTAS