Picnic urbano: una guía con todo lo que tenés que saber

Arrancó la temporada alta de picnic y armamos el check list por vos: qué no puede faltar y cómo cuidarse para tener una experiencia segura.

Gisela Carpineta

Miércoles 25 de Noviembre

Periodista especializada en LifeStyle y Gastronomía. Escribe en diferentes medios gráficos y digitales. #Foodie. En redes: @gcarpineta

La llegada de la primavera siempre marcó el comienzo de la temporada alta de picnic. Pero, en este 2020 tan especial, la imagen romántica y alegre que teníamos de la canasta y la lonita, se transformó en un plan marcado por la necesidad de libertad y aire libre. Así, más que nunca, trasladamos la mesa familiar o ese café con amigos a espacios verdes.

Obviamente esta tendencia no solo se ve en Argentina, sino que los demás países también pasaron por este revival del picnic durante la pandemia: una vez terminado el aislamiento, se convirtió en uno de los planes más seguros para poder recuperar la vida social, pero en modalidad aire libre.

Los parques y jardines europeos con círculos para marcar la distancia entre grupos, ya son parte de las imágenes y recuerdos que nos va dejando la pandemia.

#1) ¿Cómo nos cuidamos?
Para tener una experiencia segura, saludable y sin contagios, es muy importante tener en cuenta diferentes recomendaciones como por ejemplo:

  • Es importante llevar los utensilios individuales y evitar compartir los alimentos con el tenedor
  • Que cada uno lleve los envases herméticos, preferentemente en un tupper o bolsa tipo ziploc
  • Preparar los alimentos en porciones individuales es mucho más seguro que compartir
  • Poner pequeñas porciones y bebidas repartidas es una buena forma de mantener la distancia social
  • Mantener la distancia entre las personas que concurran
  • Llevar barbijo, alcohol o vaporizador 70/30
  • Es importante recordar que el barbijo se debe quitar solo a la hora de comer y se hace desde la parte elástica sin tocar la parte delantera
  • Por supuesto, es fundamental higienizarse las manos constantemente
  • El verano es época de productos crudos y, como los riesgos son mayores en ese caso, es fundamental extremar la higiene al prepararlos. La fruta debe estar previamente lavada y sanitizada

#2) ¿Qué llevamos?
“Si la vas a hacer, hacela bien”, ¿no? Así que si querés replicar la imagen típica de las películas parisinas o inglesas, en tiendas como Mercado Libre o bazares de la Ciudad podés buscar el típico mantel de cuadrillé y las canastas de mimbres con vasos y platos descartables. ¿Qué más?

  • Manta o lona: además de ser un elemento clave e histórico del picnic, hoy además cumple la función de “delimitación geográfica” para poder respetar la distancia entre cada persona, familia o pareja.
  • Mate: ¡Individual! Cuantos más haya, mejor. También llevar varios termos con agua caliente para evitar tener que ir a un local a recargarlo.
  • Kit de protección solar: si es de día, no olvidar llevar un gorro, gafas y protector solar.
  • Bolsa de basura: para juntar los residuos y dejar todo limpio al irse a casa.

#3) ¿Qué comemos?
Además de los elementos que mencionamos antes, la comida y la bebida obviamente son piezas clave en esta historia. ¿El imprescindible en la canasta foodie? ¡Unos buenos sándwiches, por supuesto! Además del clásico de jamón y queso, estas son algunas combinaciones que no fallan, según el chef Diego Gaona:

  • Jamón + queso brie o semiduro
  • Leberwurst + pepinos + mostaza
  • Pollo + queso crema
  • Queso + tomate + rúcula
  • Atún + queso crema + verdes
  • Verduras grilladas: rodajas de berenjenas, zanahorias, zucchinis + queso

Con todo resuelto y para llevar, las cajas deli se convirtieron en una de las propuestas estrella de la pandemia: muchos restaurantes y cafés presentaron versiones especialmente pensadas para el picnic.

Uno de ellos es el Kit Picnic de Ninina, disponible para 4 o 2 personas a través de su web, que incluye opciones como mini sándwiches, papas fritas (chips caseros), queso brie, cookies, alfajores, jugo prensado en frío de kale y manzana verde y limonada con menta, jengibre y miel orgánica.

Casa Cavia fue otro de los lugares premium que sumó la opción picnic a su colección de Cajas Cavia pensadas para todos los momentos del día. La propuesta creada por Julieta Caruso incluye desde alfajores hasta cookies, garrapiñadas, chipá, variedades de quesos y sándwich a elección. Todos los contenedores son reutilizables y/o reciclables.

#4) ¿Con qué brindamos?
Podés preparar jarras de limonadas o jugos embotellados individualmente o, por supuesto, comprarlos ya listos para llevar y olvidarte de todo esto. Y si el plan es “ir de copas”, hoy es posible conseguir cócteles ready to drink como los de los bartenders Inés de los Santos, Mona Gallosi o Lucas López Dávalos, entre otros.

Los vinos en lata, una tendencia que este año viene en alza, también toman protagonismo en este planazo: podés encontrar desde blancos dulces con bajo contenido de alcohol como el de Traful de Bodegas López, hasta el fresco Tintillo de Santa Julia. A esto también se sumaron las cervecerías artesanales, que comenzaron a ofrecer latas y botellas ideales para llevar a plazas y parques.

Y porque si pensamos en picnic y primavera, inconscientemente pensamos en modo rosé, te pasamos la data de algunos de nuestros vinos rosados favoritos para esta época:

  • Lola Montes Rosé, es un rosado de malbec que, al igual que el resto de los vinos de la bodega, apuesta a ser fresco y ligero pero, sobre todo, a ser el compañero de celebraciones y reuniones.
  • La Celia Rosé, lo nuevo de la bodega se caracteriza por su frescura y por combinar dos cepas tan elegantes como con presencia: Pinot Noir y Pinot Grigio. Ideal para el picnic.
  • Salentein Reserva Rosé, la bodega estrenó nueva etiqueta, ahora con guiños más modernos, pero respetando el delicado color rosa pálido que caracteriza a este 100% Syrah.

#5) ¿A dónde vamos?
Último punto y no por eso menos importante. Ya tenés todo listo, pero… ¿A dónde nos vamos de picnic? Estos son algunos de las coordenadas verdes que son tendencia a la hora de un picnic urbano:

– Bosques de Palermo, ¡clásico de clásicos!
– Plaza Alemania, Palermo, justo frente a la casona de Casa Cavia.
– Parque Saavedra, alrededor de uno de los polos gastronómicos en ascenso.
– Plaza Parques Nacionales, en el Bajo Belgrano, rodeado de buenos bares, restaurantes y mucho verde.
– Barrancas de Belgrano, un clásico de la zona ideal para tomar (mucho) sol.
– Paraná y el Río, en Vicente López, si le queremos sumar el plus de la vista al río y llegar en bici.

ÚLTIMAS NOTAS