Rulos: cómo mantenerlos en cuarentena

Gisella Martino Cepeda

Sábado 27 de Junio

Soy Gigi Martino, Lic en Diseño y Gestión de Estéticas. Me especializo en Moda y soy una apasionada de los detalles y todo lo visual. Pueden ver más de mi trabajo en @gigimartinoc

Porque las que tienen cabelleras rizadas también se merecen una guía at home para que esos rulos estén más lindos que nunca. Ahora tenemos el tiempo y el espacio para dedicarnos a cuidar nuestro pelo, sin el maltrato que las corridas del día a día implica.
Cuidar el pelo con rulos es todo un desafío, hay algunas personas que nunca se acostumbran a hacerlo y optan por distintos tratamientos para alisarlo. Si tenés rulos aprovechalos, mimalos y no los dañes, que cuando están sanos se ven divinos.
El corte de pelo es un 80 % del éxito de una melena rizada y la verdad es que si tenés rulos necesitás tener un buen corte para poder manejarlos a tu antojo con tan sólo cepillo y producto. Durante esta cuarentena una de las cosas que más se nos complicó fue el mantenimiento de la cabellera, sobre todo por la falta de peluquerías para que nos hagan el corte que nos gusta. Así que vamos a tener que ingeniárnosla para cuidar nuestro pelo en casa, dedicarle el tiempo que se merece y así tenerlo diez puntos para cuando podamos salir a lucirlo.

CÓMO CUIDAR LOS RULOS
Como sabemos hay distintos tipos de rulos, cabello más grueso o más fino y rizos con mayor o menor diámetro. Hoy vamos a aprender algunas reglas generales para todo tipo de melenas.
– Desenredalo con tus dedos: Los dedos son tu mejor herramienta para peinar tus rulos, mucho mejor que un cepillo, así que no te compliques buscando cepillos muy específicos y costosos. Desenredar el cabello con los dedos es lo más sano para él, el menor maltrato posible. Si encontrás un nudo podes deshacerlo sin estar tironeando con un cepillo que puede quebrar el mechón de pelo en cuestión. ¿Cómo hacerlo? Empezando por las puntas, luego desde el largo medio hacia las puntas y después desde más arriba hacia las puntas. Lo importante es nunca empezar por arriba porque podés arrancar pelos de raíz.
– Peinalo cuando estás en la ducha: Peinar el pelo en la ducha es una de las cosas más sanas que hay, como expliqué anteriormente con los dedos y aplicando acondicionador. Una vez que lo desenredas, podés usar un peine de dientes anchos y bien separados. Esta técnica reduce muchísimo el frizz. Después lo único que tenés que hacer es envolver el cabello con una toalla para sacar el exceso de agua.

– Para secarlo: Si usás secador de pelo tenés que tener el difusor. Esta herramienta también viene en diferentes tamaños según el diámetro de los rulos, asegurate de tener el que va con tu pelo. Lo correcto es poner el secador en una temperatura y una intensidad media, y ya podés comenzar a secar ubicando siempre el difusor en un ángulo de 45º para que los rulos se formen bien.
– Para dormir: No hay necesidad de que todo lo que hiciste por tus rulos se arruine cuando te vas a la cama. En la cama, lo recomendado es ir a dormir con un rodete alto y suelto para evitar que el cabello se enrede o pierda su forma.
– Humendad: La humedad es la peor enemiga de los rulos, con lo cual aconsejamos que no lo laves en días húmedos.
– Productos: El mejor amigo de tu cabellera con rulos es el acondicionador, pero hay un producto natural que mantiene los rulos con resultados de peluquería y es el aceite de coco. La humectación es fundamental y no escatimes con los productos, usalos para peinarte, para desenredad, para el lavado.

 

CÓMO CORTAR EL PELO CON RULOS EN CASA:
Para empezar no vas a hacer ningún corte muy radical, estamos hablando simplemente del mantenimiento del cabello. El primer paso va a ser mojar el pelo de manera que quede todo húmedo, pero sin excedente de agua, que lo podés retirar con una toalla. Luego vas a pasar a desenredar y peinar todo el pelo de manera que no quede ni un sólo nudo. El próximo paso será llevar todo el pelo hacia adelante inclinando la cabeza con el mentón hacia el pecho, y peinar otra vez y desenredar para asegurarse nuevamente de que no quede ningún nudo. Una vez que tu pelo se encuentra todo hacia adelante, vas a atarlo con una colita a la altura de la frente y con otra vas a atar el pelo en las puntas a la altura que desees cortar. Vas a usar la segunda colita de guía y vas a empezar a cortar procurando que siempre quede parejo, luego retirás la colita y volver a peinar la cola de caballo que te queda para tener todo el pelo estirado y controlar que no queden pelos desparejos, los que encontrás hay que cortarlos. Y eso es todo, podés repetir el procedimiento las veces que sea necesario para ir cortando de a poco hasta obtener el resultado deseado.

ÚLTIMAS NOTAS