Sahumar: en qué consiste y por qué hacerlo

#StaffMujer

Sábado 15 de Mayo

Somos un staff de profesionales y periodistas que recopilan información útil para las mujeres: desde belleza, moda, salud, sexo, astrología, DIY, fitness y tutoriales. Somos mujeres, somos comunidad.

Encender un sahumerio es mucho más que un gesto para aromatizar un ambiente. En realidad, se trata de una costumbre ancestral con propiedades purificantes y energéticas. “La primera herramienta que tuvo el hombre para sanarse era quemar plantas e invocar su poder, se consideraba que ese humo proveniente del sahumado era sanador”, explica Cinthia “la China” Palacio, alma mater de Sahumar, una tienda online especializada en sahumerios ecológicos.

Sahumar está buenísimo cuando necesitamos clamar la ansiedad o el estrés; cuando sentimos la energía baja o extraña en nosotros o nuestros espacios, o cuando necesitamos claridad mental, encontrar inspiración o conectarnos con la naturaleza estando en la ciudad. Incluso, es genial cuando queremos mimarnos a través de los sentidos.

En este sentido, Dalia Walker, autora de Bruja Moderna y la madre de Tienda Fe, aconseja armonizar los espacios antes y después de una mudanza, antes de un evento importante; después de una fiesta o reunión, o previa a la llegada de un bebé o nueva mascota.

Por otro lado, es conveniente que recurrás a esta práctica si trabajás en un consultorio o tenés gente circulando por tu casa continuamente. También si no estás pudiendo dormir bien o cuando entrás en la racha de que todo en tu casa se rompe.

Rito y prácticas

En cuanto a la forma de sahumar, “cada maestro con su librito”, como dice el refrán. Generalmente, el sahumado debe empezar en el punto del hogar más alejado de la puerta de entrada y realizarse de adentro hacia afuera.
Además, hay quienes aseguran que los efectos de las limpiezas de humo se potencian en determinadas fases de la luna. Sin embargo, para Palacio no es necesario caer en rituales especiales, “elegir un sahumerio y prenderlo ya implica la consciencia de querer estar mejor y eso moviliza determinada energía”, explica. Ya sabes, prendé un sahumerio, focalizate en la intención y dejá que la buena vibra haga lo suyo.

¿Qué necesitás?

● Sahumador o cuenco
● Carbones vegetales
● Hierbas, flores, resinas o cortezas

Aquí te dejamos una manera de sahumar, pero recordá que podés hacerla propia con lo que más resuene con vos.

  1. Antes de empezar con la limpieza energética, procurá que el ambiente esté limpio y ordenado. Hay quienes recomiendan pasar un trapo de piso con agua y vinagre para barrer con las cargas vibras negativas.
  2. Cerrá las ventanas pero abrí todos las puertas, cajones y placares de la casa para que el humo llegue a todos los espacios.
  3. Prendé el carbón vegetal al aire libre para que no te moleste su primer humo. Antes de introducirle las hierbas bendecilas y agradeceles por su trabajo.
  4. El movimiento de limpieza es de derecha a izquierda, empezando por los últimos ambientes de la casa y finalizando en la puerta. Focalizate en sahumar las paredes, rincones, debajo de la mesa o la cama, el interior de los placares, cajones o lugares donde sientas que puede estancarse la energía. Los sitios más oscuros o los espacios que suelen permanecer cerrados, concentran la mayor parte de las energías densas.
  5. Al terminar, dejá el cuenco en el lugar que se necesita más limpieza y abandoná el espacio por una hora para que las hierbas sigan limpiando solas.
  6. Al regresar abrí las ventana y date un baño para descargar la energía.

Si querés utilizar sahumerios, lo ideal es que sea lo más puro posible. Los que tienen varilla de madera, por ejemplo, se desaconsejan, ya que esta también entra en combustión y modifica e intensifica los aromas. Lo mismo sucede con aquellos que son de colores; aunque resultan más vistosos y hasta decorativos, utilizan tinturas químicas que, en algunas personas, tienen efectos nocivos.

El poder de los aromas El olfato tiene relación directa con el sistema límbico (las estructurales cerebrales encargadas de gestionar las emociones), es decir que ante los estímulos olfativos el cerebro secreta determinadas sustancias. Por eso, los aromas influyen a nivel físico, mental y espiritual y son capaces de predisponer determinados estados de ánimo; de ahí la importancia de seleccionar el adecuado para cada momento.
Si queremos concentrarnos en una tarea o estudio, se sugiere prender un sahumerio de limón. El sándalo, por ejemplo, se usa mucho para meditar, hacer yoga y bajar un cambio. Cuando estás trabado y necesitas contrarrestar la negatividad, se recomienda el nardo”, indica Palacio.

Hay infinidad de aromas para elegir según la intención y, claro, la preferencia de cada uno, ya que ante todo debe resultar agradable para quien lo enciende.

Otro punto clave es entender que no hay aroma perfecto para cada espacio del hogar sino para cada persona o intención, “la gente te pregunta, qué sahumerio es mejor para la habitación, cuál prendo en el baño y en realidad no funciona así; se trata de algo mucho más espiritual”, cuenta Palacio.

Principales hierbas y sus beneficios

  • Copal: antiguamente se utilizaba para purificarse, para ofrendar y agradecer, o para proteger lugares o personas. El chamanismo cree es una conexión directa con los dioses y que su humo es tan poderoso que puede ampliar los estados de conciencia. Es ideal para limpiezas profundas.
  • Mirra: es un gran conector de espiritualidad. Tiene la capacidad de elevar y crear vibraciones  y aumenta el poder de cualquier incienso con el que se mezcle.
  • Incienso: abre, conecta, limpia y desintoxica energéticamente. Atrae con fuerza el amor y la fortuna, y reparte buena energía. Es ideal para bendecir altares, rituales y objetos.
  • Romero: es una de las hierbas más antiguas relacionada a la magia. Limpia y purifica, protege el hogar, atrae la buena suerte, aleja el mal, la envidia y toda energía negativa.
  • Laurel: protectora y purificadora, sirve como amuleto para repeler el mal y las fuerzas negativas.
  • Lavanda: alivian emociones y tensiones, y da claridad mental y paz.
  • Salvia: muy utilizada en rituales, ceremonias o sanaciones por ser muy potente a nivel energético.  Es capaz de bendecir el hogar, disipar energías negativas y purificar el entorno.
  • Palo santo:  utilizado en Antigüedad por chamanes para ahuyentar a los malos espíritus, las malas vibras y fuerzas negativas. Atrae paz y armonía, equilibra energías, limpia espiritualmente y ayuda a ampliar la visión. Su aroma conecta con la necesidad de dar y recibir amor, y alivia la tensión nerviosa. Tanto la salvia blanca como el palo santo son buenos limpiadores diarios.

ÚLTIMAS NOTAS