Sérum: qué es, cómo usarlo y cuál elegir

Gisella Martino Cepeda

Martes 20 de Julio

Soy Gigi Martino, Lic en Diseño y Gestión de Estéticas. Me especializo en Moda y soy una apasionada de los detalles y todo lo visual. Pueden ver más de mi trabajo en @gigimartinoc

Cuando hablamos de sérum nos referimos a uno de los ingredientes clave de una rutina de belleza, un producto que poco a poco ha ganado popularidad, que es uno de los más vendidos y que ha superado los mitos de la edad. Hoy les contamos todo lo que tienen que saber sobre un sérum.

Gracias a sus propiedades concentradas, el sérum pasó a formar parte de los imprescindibles de la rutina de belleza junto con el limpiador, el hidratante y la protección solar. Al ser un producto tratamiento que incluye una mayor concentración de activos, puede hacer que nuestra rutina de belleza sea más personalizada y enfocada a nuestras necesidades específicas. De hecho el sérum es el primer producto al que se recurre para personalizar una rutina o el primero que se cambia cuando la piel empieza a demandar otros cuidados, es por eso que existe una variedad tan amplia y a base de diversos ingredientes como por ejemplo el ácido hialurónico o el retinol, que se encuentran entre los más populares.

¿QUÉ ES UN SERUM?
Según los especialistas, la principal característica del sérum es que el tamaño de sus partículas es más pequeño, lo que concentra una mayor cantidad de bioelementos y principios activos que penetran así en las capas más profundas de la piel.
Puede tornarse confuso el hecho de encontrar cremas de tratamiento a base de los mismos ingredientes que los sérums, pero la realidad es que se trata de dos productos diversos, ni el sérum reemplaza a la crema ni la crema al sérum. Tampoco sirve el uso del sérum sin la crema, y el uso de la crema, efectivamente, se vería empobrecido sin el uso de un sérum.
El sérum se caracteriza también por ser ligero y fluido, otra cosa que le permite penetrar en las capas más profundas de la dermis, luego de su aplicación es necesario el uso de una crema, de lo contrario la epidermis quedaría desprotegida. Se aplican siempre en cantidades pequeñas y su absorción y efectividad es inmediata.
Cuando se busca un efecto concreto en la piel hay que recurrir al sérum: si la piel necesita nutrición, buscaremos uno con péptidos, ácido hialurónico, karité; si lo que se busca es la luminosidad, nos conviene uno concentrado en vitamina C y así sucesivamente. Es un producto específico cuya fórmula contendrá los principios activos que necesitamos, y potenciará los efectos del resto de la rutina de cuidado de la piel.

¿EN QUÉ PASO DE LA RUTINA SE APLICA Y CÓMO?
El orden de una rutina básica que incluye sérum sería el siguiente:
1- Limpieza
2- Tónico
3- Sérum
4- Hidratación
5- Protección solar

El método de aplicación puede variar según el producto, porque muchos de ellos vienen con aplicador y su propio método de aplicación, pero digamos que existe una forma universal de hacerlo. Consiste en poner unas gotas, no más de 5 porque es un concentrado, en la mano y luego esparcir por el rostro, cuello y escote, distribuir siempre masajeando con movimientos hacia arriba. La mayoría de los sérums suelen venir con un gotero pipeta, esta aclaración es una de las más importantes, porque estamos atestados de fuentes fotográficas que nos muestran a la persona colocar el gotero sobre la piel y esto es incorrecto. En lo posible no apoyar la pipeta sobre la piel, porque el gotero puede transmitir bacterias.

¿A QUÉ EDAD EMPEZAR A USARLO?
Al ser un producto tratamiento, el sérum, siempre estuvo asociado a la edad. Poco a poco fue ganando popularidad y se escucha hablar mucho más de él. La realidad es que el sérum, como ya mencionamos al comienzo de la nota, es un producto concentrado para cubrir necesidades específicas de la piel. Con lo cual, no se trata de la edad sino de la necesidad. Pero también es cierto que existen sérums antiedad con activos como la vitamina C, luego de los 25 es la edad indicada para comenzar a usarlos.

¿QUÉ SÉRUM ELEGIR SEGÚN LA NECESIDAD Y LA EDAD?
A continuación les dejamos una guía general de cómo elegir, pero como siempre les recordamos, el éxito de una piel sana comienza con una consulta a un especialista.

20-30 años: sérums a base de ácido hialurónico para hidratar en profundidad
30-40 años: sérums con vitamina C, es el momento ideal para empezar a prevenir o tratar la aparición de arrugas, sobre todo líneas de expresión
40-50 años: el momento del retinol, en esta etapa se recomienda comenzar a elegir sérums a base de vitamina A, la fórmula antienvejecimiento que además estimula la renovación celular
50-60 años: DMAE, un activo para reafirmar y tensar la piel como ningún otro lo hará
60 años en adelante: EGF, un factor de crecimiento necesario para favorecer la síntesis de colágeno y elastina para redensificar el tejido.

ÚLTIMAS NOTAS