Tres claves para convertirte en emprendedora

#StaffMujer

Lunes 17 de Mayo

Somos un staff de profesionales y periodistas que recopilan información útil para las mujeres: desde belleza, moda, salud, sexo, astrología, DIY, fitness y tutoriales. Somos mujeres, somos comunidad.

La pandemia modificó las formas y la realción que tenemos con nuestro trabajo. Trajo incertidumbre y la presencia, en muchos casos, de la pregunta: ¿estoy feliz con mi trabajo?  Si la respuesta es no hay dos caminos, uno más simple que es mantener el rumbo, pero cambiar las circunstancias (la empresa, el jefe, el horario, etc.) y otra más radical, donde surge la necesidad de dedicarse a otra cosa.

Por dónde empezar
El desafío principal es conectarse con lo que a uno verdaderamente le apasiona. La pregunta fundamental que hay que responder es: ¿qué es lo que más me gusta hacer en esta vida?”, indica Mara Schuman, psicóloga y career counselor de JoiLab, el primer career center de América Latina. Ese es el paso más difícil y aunque parezca insignificante saber a qué te querés dedicar, esa respuesta es el primer atisbo de luz en un momento en el que solo hay penumbras.

Una idea simple y útil es “plasmar en una hoja las ideas que se te van ocurriendo, aunque aun no sepas cómo implementarlas”, indica la especialista. Luego, “hay que contactarse con referentes y/o profesionales del campo al que queres dedicarte para consultar y pedir que te compartan su propia experiencia”, detalla Schuman.

Recién después llegará el momento de definir metas para diagramar el paso a paso. Esta etapa es clave sobre todo cuando pensás embarcarte en un área totalmente nueva; según asegura Schuman, “en casos así, la idea no es saltar al vacío sino planificar un proceso de transición que te permita seguir manteniendo cierta estabilidad hasta llegar, por etapas, a eso que tanto ansías”.

En algunos casos, según de qué proyecto se trate, vas a necesitar capital para poder concretar tu negocio, así que tendrás que salir a golpear puertas con un plan de negocios consolidado.

El miedo al fracaso
Ahora bien, ¿emprendedor se nace o se hace? La respuesta no es univoca, ya que un poco se nace y otro tanto se aprende. “En general, el emprendedor siempre lo fue desde muy pequeño, manifestando comportamientos relacionadas con la generación de ideas llevadas a la acción”, señala Schuman.

Sin embargo, es clave capacitarse y poseer algunas características personales como empuje, proactividad y “tenacidad para desarrollar un alto nivel de tolerancia a la frustración”, indica la experta.
Recordá que hasta los genios de Steve Jobs y Bill Gates fracasaron con sus propias empresas antes de convertirse en dos de los empresarios más exitosos de la historia.

Buscá ayuda
Emprender no es sinónimo de soledad. Aunque no tengas socio o socia, necesitas buscar ayuda para implementar tu negocio. Por un lado, el networking y la capacitación son fundamentales. Juntante con gente que esté en la misma que vos, participá de eventos de inspiración, charlas, seminarios y toda actividad destinada a emprendedores. En Argentina, por ejemplo, la organización Endeavor organiza un montón de seminarios y experiencias sobre emprendedurismo.

Además, hay profesionales de recursos humanos, como coaches y career counselors que pueden guiarte.

¡Extra! CLAVES PARA CONSEGUIR TUS OBJETIVOS

  • Rodeate de gente que te sume y empuje a más: nada mejor que tener una #tribu que te tira para arriba.
  • Aprendé a decir no: la palabra mágica para enfocarte en lo importante y ahorrarte muuuchos dolores de cabeza.
  • Aprendé de personas que admiras: buscá #referentes que hayan logrado lo que querés, escuchalas, escribiles, leé, inspirate.
  • Planeá tu día la noche anterior: usá muy bien tu tiempo, organizate y planificá cada día para avanzar hacia tu objetivo.
  • Mantené tus metas cerca de la vista: anotá tus #objetivos en papel y pegalos en un lugar donde los veas todos los días. ¡Visualizá!
  • Tomá acción y mantenete en movimiento: si la meta es grande y da miedo, no te paralices pensando en eso, avanzá con pasos pequeños.
  • Sé agradecida: aunque te veas lejos de tu objetivo, no dejes de #agradecer por lo que YA conseguiste. ¡Poner la atención ahí cambia la energía!

ÚLTIMAS NOTAS