¡Warning! Las 6 señales que indican que tu relación está muerta

Tener pareja es una elección y no tiene porque ser una obligación. Te contamos lo que según especialistas, nunca tenés que obviar en tu vínculo.

#StaffMujer

Sábado 05 de Junio

Somos un staff de profesionales y periodistas que recopilan información útil para las mujeres: desde belleza, moda, salud, sexo, astrología, DIY, fitness y tutoriales. Somos mujeres, somos comunidad.

Mariana tiene 37 años y lleva 8 con su pareja. Últimamente lo único que le motiva hacer es salir con sus amigas ya que lo que comparte con su novio Ramiro son discusiones. Además ya ni se acuerda de la última vez que tuvo un orgasmo con él. Ella se plantea cambiar de ciudad pero él ni de casualidad, ¿La relación está en crisis?

Estar enamorada es una de las experiencias más adictivas para el ser humano, nos hace sentirnos plenas, felices e incluso a veces atontadas, pero también puede convertirse en todo lo contrario, en un infierno y una continua decepción por no cumplir las expectativas. Desde Soy Mujer queremos contarte las 6 señales que dinamitan un noviazgo.

Según el sociólogo Zygmunt Bauman, el amor en la modernidad es líquido, se refiere a la fragilidad de las relaciones sentimentales que se han convertido, según él, en relaciones de usar y tirar, sin echar raíces y desvinculados emocionalmente de las personas que pasan por nuestra vida. Pero lo que es cierto es que cada vez tenemos más libertad y conocimiento para elegir aquello que nos da felicidad.

¿Qué tiene que tener una relación para ser sana? Para la psicóloga clínica Helena Arias, “la clave de una relación sana es el equilibrio. Que exista una cierta simetría en cuanto a lo que se piensa, lo que se desea y lo que uno aporta al otro. No tiene que ser siempre igual, pero a lo largo del tiempo debe resultar compensado”. Tenemos que tener claro que una relación no es la perfección que vemos en ocasiones en Instagram, una relación tiene momentos buenos y malos, la clave es superar y salir reforzado de esas crisis.

En el momento que no superamos esas crisis, podemos plantearnos dejar la relación. Pero dejarla no es fácil, muchas veces nos unen hijos, una rutina, propiedades y lo más importante, una dependencia emocional. Hay quién piensa «no puede vivir sin él», pero lo cierto es que sí, somos seres independientes, y por poder, se puede vivir sin depender de nadie. El proceso de decidir dejar una relación consolidada no viene de repente, es una decisión que lleva tiempo y sobre todo la persona en si tiene que ser autoconsciente de todo lo que no funciona y lo que siente. Por eso, os contamos las 6 señales que pueden ayudarte a tomar una decisión.

1. Se ha perdido la confianza y el respeto.

La confianza y el respeto son la base de una relación sana. De hecho la confianza es díficil de recuperar cuando se pierde, requiere una sobreesfuerzo en común para reconstruir esa base y dejar atrás el rencor, los celos y la culpabilidad. “El amor no lo aguanta todo, no aguanta la falta de respeto, de comunicación y el desinterés mantenido en el tiempo. Alguien independiente no se aferra a lo que le daña y es capaz de soltar”, nos explica Helena Arias.

2. Es una relación tóxica donde la discusión forma parte del día a día.

Es tan fácil como responder a estas preguntas, ¿se ha perdido el respeto?, ¿los gritos predominan?, ¿los celos son constantes?, sí contestas positivamente a estas preguntas, tienes la respuesta: las cosas no van bien en tu relación. No obstante, discutir no es malo, lo negativo es que sea un constante y que no se llegue a un punto de encuentro.

3. Querés cambiar a tu pareja.

Es uno de los errores al tener una relación y que, sí no se corrige, está abocada al fracaso. Tu pareja es como es, tiene una forma de ser, una forma de vestir, de comportarse…y “cuando lo compraste” tienes que tener en cuenta que no se puede cambiar a las personas a tu antojo, es una batalla perdida.

También es esencial como explica Arias que “ambos miembros de la pareja tengan amor propio. Sólo así se podrá dar amor auténtico al otro. Vivir tratando de que la otra persona sea como queremos que sea y no como realmente es, es un terrible y muy común error”. Tanto para la persona que quiere cambiar a su pareja, como el que cambia por el otro, suele ser un indicativo que las cosas no marchan, la aceptación de uno mismo y la aceptación del otro es esencial para que el amor predomine en una pareja.

4. No se tiene los mismos planes de vida.

¿Tenés la impresión que cedés constantemente con tu pareja? Por poner ejemplos, querés vivir en otro país o ciudad pero no acabas de hacerlo porque tu pareja no quiere, o quieres tener hijos pero tu pareja tampoco quiere o viceversa. Error. Cuando comenzás una relación, esos planes de vida no tienen importancia, estás en esa burbuja donde solo ves lo positivo, la atracción es fuerte y te mantienen unida a esa persona, pero al pasar el tiempo y poner encima de la mesa esas cuestiones te das cuenta que no tenés mucho que ver. Es importantísimo encontrar a esa persona que se ajuste a lo que de verdad queremos en la vida, es una tarea difícil, pero es la única manera de ser feliz en pareja a la largo plazo.

5. No hay amor.

¡Y qué difícil a veces determinar sí hay amor en una pareja! En ocasiones es complicado autoconocerse y saber con seguridad si es amor o no. Para Helena Arias, “no es lo mismo amor, que estar enamorado. El enamoramiento es pasajero. El amor dura el tiempo que lo cuides”. Es uno de los errores a la hora de tener una pareja, pensar que el enamoramiento va a durar eternamente, esa emoción tan adictiva es pasajera, lo que perdura es el amor. Cuando hablamos de que no hay amor y nos planteamos una relación, nos referimos a la falta de respeto y empatía, e incluso a la crueldad con tu pareja que indican que hay una falta enorme de cariño.

6. Se evita la intimidad.

El sexo es importante, esto es innegable. La desaparición de deseo sexual es una señal de que nos hemos distanciado de nuestra pareja, puede que sea algo puntual pero sí se ha cronificado, es el momento de tomar conciencia e intentar verbalizarlo con el contrario. En ocasiones se deriva a problemas de índole sexual que tienen que ser consultados por un especialista, pero sí es algo motivado por la falta de deseo sexual con tu pareja, hay que tomar conciencia y plantearse qué está fallando.

Comentarios


ÚLTIMAS NOTAS